higiene dental

Seda dental: por qué es tan importante su uso

La seda dental es el complemento perfecto para asegurarte que tu higiene dental es completa. En este post, tus dentistas en Las Palmas vamos a resolver algunas preguntas frecuentes sobre el uso de hilo dental. Para consultas personalizadas, puedes contactar directamente con Clínica López Quevedo. Estaremos encantados de atenderte.


¿Qué es la seda dental?

La seda dental es un complemento perfecto para el cepillado de dientes. Se trata de un largo hilo que viene presentado habitualmente enrollado en un carrete. Para utilizarlo, se van arrancando tramos de este hilo. Está formado por filamentos muy finos de nailon, teflón o polietileno.


¿Por qué es necesario el uso de seda dental?

La necesidad del uso de la seda dental reside en su capacidad de extraer los restos de comida y placa dental de entre los dientes. La placa bacteriana y algunos pequeños fragmentos de comida suelen introducirse y quedarse entre los dientes y bajo las encías. El cepillo de dientes extrae una pequeña parte de estos restos. Sin embargo, existen muchos lugares donde las cerdas del cepillo no pueden introducirse. El hilo dental, sin embargo, alcanza todos los recovecos. De esta forma se evita la aparición de la caries y otros trastornos buco-dentales.


¿Qué sucede si no se eliminan los restos de comida que quedan entre los dientes?

Todos aquellos deshechos de comida que no logras extraer de entre tus dientes, se corrompen en tu boca. Es decir, se pudren, provocando, por ejemplo, mal aliento. Por otro lado, las bacterias de la placa se alimentan de esos restos. Al nutrirse de estos azúcares dejan ir un ácido que corroe el esmalte dental, lo que provoca la caries.

Además de todo esto, la placa que no se consigue eliminar, se fortalece y genera formaciones de cálculo dental. Este cálculo, también conocido como sarro, se amontona sobre la base de las encías. Con el tiempo, puede llegar a causar trastornos periodontales, como la gingivitis o la periodontitis.


¿Cuándo utilizar la seda dental?

Según la ADA (Asociación Dental Americana) la seda dental debe usarse al menos una vez al día. Sin embargo, lo mejor sería utilizarla después de cada comida (tres veces por día). Esto es de vital importancia si, tras la ingesta, sientes que quedan fibras entre las piezas dentales.

Sin embargo, si no se dispone del tiempo necesario para utilizar el hilo dental tras cada cepillado, el momento perfecto es tras la cena. Ese momento es ideal para establecer hábitos, ya que la mayoría de personas está ya en sus casas. Por otro lado, es cuando la limpieza es más importante. Esto sucede porque durante nuestra inactividad de las horas de sueño las bacterias incrementan su acción.


¿Existen alternativas al uso de seda dental?

Si tus intentos de utilizar seda dental se convierten más bien en una lucha contra tu dentadura, no te preocupes. Hoy en día existen alternativas al uso de hilo dental que son igual de efectivas. Una de ellas son los cepillos interdentales. Puedes adquirirlos en la farmacia y en algunos comercios de droguería o grandes superficies y supermercados. Si el uso de estos cepillitos tampoco te convence, existen irrigadores domésticos que permiten limpiar entre tus dientes con agua a presión.


¿Es normal que duela o sangre al usar seda dental?

La limpieza con seda dental no debe resultar dolorosa. Para ello, no debe utilizarse de forma brusca. Además, si se utiliza mal, el hilo dental puede llegar a hacer daño en la encía. Es totalmente normal que, si no se ha utilizado nunca antes, su uso resulte molesto al principio. Sin embargo, tras un par de semanas, las molestias deben desaparecer. Si no lo hacen, o si al utilizar la seda dental o durante el cepillado sangran los dientes, hay que solicitar cita en el odontólogo lo antes posible. Si necesitas un dentista puedes solicitar cita online  o bien por teléfono (928 36 75 75) a Clínica López Quevedo.