bruxismo, desgaste de los dientes, enfermedad dental, perdida de esmalte dental

Hipersensibilidad dental en verano

El verano ya está aquí y es el momento de tomar helados, sorbetes y bebidas que nos refresquen. Pero ¿qué sucede si cuando ingerimos algo extremadamente frío (o caliente , en invierno) sufrimos un repentino dolor en nuestros dientes? En ese momento estamos sufriendo una hipersensibilidad dental. En este post vamos a explicarte porqué sucede y como debes tratarla para que no te amargue estas vacaciones veraniegas.

  A todos nos ha pasado a alguna vez que de repente sufrimos un dolor agudo y punzante en nuestros dientes provocados por el consumo de productos muy fríos o muy calientes, o también al cepillarnos o limpiarnos los dientes con seda dental. Cuando esto sucede, nos encontramos ante un claro caso de Hipersensibilidad Dentinaria (HD) o Sensibilidad Dental, es decir, un dolor dental intenso y transitorio causado por la exposición de la dentina, al medio oral y que aparece tras el contacto con un estímulo externo: alimentos o bebidas frías, calientes, ácidas, dulces; presión táctil, etc.  Veamos en qué consiste la hipersensibilidad dental, cuáles son sus principales causas y cómo puedes ponerle remedio. Desde la Clínica Dental López Quevedo queremos apoyarte contenidos que como este te ayuden a tu día a día y te hagan la vida más fácil. Esperemos que sea  de tu interés.

 

Causas de la hipersensibilidad dental

Puede ser muy variadas, pero las principales causas que ocasionan esta incómoda dolencia son:
  • Caries
  • Enfermedad de las encías (Gingivitis)
  • Encías retraídas
  • Dientes partidos
  • Empastes muy antiguos o desgastados
  • Esmalte dental desgastado
  • Raíz dental expuesta
  • Erosión dental por ácidos
  • Bruxismo
  • Colocación de un empaste
  • Algunos tratamientos de blanqueamiento dental
  • Después de una profilaxis o limpieza profesional muy profunda
 

En qué consiste la hipersensiblidad dental

Los dientes sanos tienen una capa de esmalte que los protege por encima de las encías. Por debajo de ellas, la raíz del diente es protegido por una capa que se llama cemento. Y bajo el esmalta y el cemento se encuentra la dentina. La dentina es una parte más delicada y menos densa que contienen unos tubos microscópicos. Al perder parte de su protección (esmalte o cemento), estos túbulos de la dentina permiten que las sensaciones térmicas alcancen los nervios del diente.  
Cuando la dentina queda desprotegida, permite que el frío o el calor alcancen el nervio y provoquen dolor.

Cuando la dentina queda desprotegida, permite que el frío o el calor alcancen el nervio y provoquen dolor.

 

Cómo tratar la hipersensibildad dental

Como hemos visto anteriormente, existen muchas posibles causas de esta dolencia. Así que lo primero, antes de tratarte por tu cuenta, es que consultes con tu dentista para confirmar el diagnóstico y decidir cuál es el tratamiento más adecuado. Puedes ver siempre que lo necesites a nuestra Clínica, situada en C/ Francisco Gourié, 40 de Las Palmas de Gran Canaria y nuestros especialistas podrán atenderte. Entre todas las opciones posibles, estas son las más frecuentes para tratar con éxito la hipersensibilidad dental:
  1. Uso de dentífrico desensibilizante: Existen varias marcas en el mercado. Estas pastas de dientes son especiales y contienen unos compuestos que bloquean en cierta medida la transmisión de sensaciones exteriores hacia el nervio dental. Aunque su efecto no es inmediato.
  2. Aplicación de gel fluorado: Existen unos geles con un alto contenido en flúor que lo que hacen es fortalecer el esmalte y de este modo reparar esas pequeñas fisuras o desgastes que estén provocando ese acceso a la dentina.
  3. Colocación de una corona o un empaste: Es el tratamiento ideal para los casos de caries.
  4. Injerto quirúrgico de encía: En el caso de las encías retraídas, este tratamiento ayuda a proteger la raíz del diente corriegiendo una pérdida de masa de encía.
  5. Endodoncia: Si tras los tratamientos previos el problema persiste, esta es la última opción para eliminar el problema de la hipersensibildad dentaria, ya que se desvitaliza la pieza.
  ¿Cómo puedo prevenir la hipersensibilidad dentinaria? Ya lo dice el refrán, “más vale prevenir que curar”. Así que si queremos que este problema no vuelva a aparecer, te vamos a dar 4 fáciles consejos que te ayudarán a que no sufras esta dolencia
  1.  Evita o no abuses del consumo de alimentos y bebidas ácidas (limón, piña, pomelo,…)
  2. Olvídate de usar palillos de dientes de madera, no utilices tus dientes para abrir envases, cortar hilos o etiquetas, etc  ya que pueden dañarse las encías y el esmalte
  3. Si padeces bruxismo, es conveniente que no lo dejes pasar y uses una férula de descarga todos los días.
  4. Y la más importante es que lleves a cabo una higiene bucal completa todos los días, empleando una correcta técnica de cepillado y un dentífrico poco abrasivo.
  Esperamos que estos consejos te sean útiles y que te ayuden a que no sufras más la hipersensibilidad dentinaria. Ya sabes, que si este verano el dolor dental, causado por el frío, aparece puedes ponerle remedio y saber cómo actuar. Deseamos que puedas tomarte todos los helados que quieras y disfrutes a tope de tus vacaciones.