Your address will show here +12 34 56 78
higiene dental, salud bucodental

Se acercan las fiestas y las dudas sobre cómo cuidar los dientes en Navidad se multiplican. Y es que se trata de unas fechas muy especiales, en que rompemos rutinas y cometemos excesos. Por ello, como señalan desde la ADA (American Dental Association), después de las fiestas navideñas se incrementan las consultas y visitas al odontólogo. Si eres de los que prefieren prevenir que curar, en este post vamos a resolver algunas dudas sobre cómo cuidar los dientes en Navidad. Para que la cuesta de enero no lo sea también para tu salud bucodental.

 

¿Qué productos típicamente navideños ponen en riesgo la salud dental?

Durante la Navidad, se consumen muchísimos más dulces de lo acostumbrado. Algunos de ellos, como los turrones y los mazapanes, contienen altísimas cantidades de azúcar. Esto supone un incremento del riesgo de desarrollar caries. En el caso de los turrones, además del azúcar, existe otro riesgo asociado si son del “duro”. Este tipo de turrones pueden provocar destrozos en dientes, brackets o prótesis dentales. Por último, y en la misma línea, hay que tener cuidado si se consume marisco. Por su dureza, también pueden provocar daños en los dientes o aparatos.

 

¿Qué daños puede producir en los dientes el consumo de alcohol?

El alcohol produce un mayor más rápido deterioro de las piezas dentales. Esto es debido a la acidez de las bebidas alcohólicas. El pH bucal, en una persona sana, debería ser de entre 5,6 y 7,6. El alcohol tiene un pH inferior a 4,5, lo que contribuye a generar desgaste, caries y desmineralización de la dentadura. El pH bajo, afecta también a la saliva. La mayor acidez ayuda a la multiplicación de bacterias. La sequedad en las mucosas, también favorece su supervivencia. La proliferación de bacterias en la boca, conlleva otros problemas asociados, como el mal aliento. La acción de las bacterias bucales provoca olores desagradables, dando lugar a la aparición de halitosis. Por último, si la bebida es oscura, puede provocar manchas en los dientes.

 

¿Qué otros riesgos para los dientes se asocian con las fiestas navideñas?

Los principales riesgos para los dientes durante la Navidad no tienen que ver sólo con el incremento de dulces y alcohol durante estas fechas. Las reuniones familiares y las prisas, alteran los hábitos de higiene dental. Muchas veces nos relajamos y nos saltamos limpiezas, por aquello de no estar en casa o no dejar una sobremesa.  En otras ocasiones, la limpieza se realiza, pero con mucha más prisa y menos cuidado. Nos saltamos hábitos como el uso de seda dental, porque es más entretenido. Entonces, los restos de comida se quedan entre los dientes, la placa se acumula y aparecen las caries. Para evitar esto, prepara un pequeño neceser con todo lo necesario para continuar con tu rutina de higiene dental y llévalo donde vayas. Evitarás mucho problemas para tu boca en el futuro con este pequeño gesto.

 

¿Puedo dejar un tratamiento dental para después de fiestas?

No es recomendable dejar los tratamientos dentales para cuando finalicen las fiestas. En especial, si el tratamiento es para solucionar un problema de salud dental, o si ya se ha iniciado. Suspender un tratamiento durante tanto tiempo, puede poner en riesgo la eficacia de éste. Si te esperas para iniciar un tratamiento reparador, cuando lo inicies, el trastorno puede estar en un estado agravado. Esto puede dificultar y encarecer la solución. Además, la espera en la reparación, puede hacer que el problema genere hipersensibilidad dental e incluso dolor.

 

¿Cómo cuidar los dientes en Navidad?

La mejor manera de cuidar los dientes en Navidad es no relajarse en las rutinas de higiene. También ayudará no excederse y tener un poco de cuidado con los alimentos más duros. Por último, acudir al odontólogo y no saltarse las visitas programadas es indispensable para mantener una correcta salud dental durante las fiestas.

Si resides en Las Palmas, puedes solicitar cita con tu odontólogo en este enlace. El equipo de Clínica López Quevedo te deseamos las mejores Navidades.

0

higiene dental

La seda dental es el complemento perfecto para asegurarte que tu higiene dental es completa. En este post, tus dentistas en Las Palmas vamos a resolver algunas preguntas frecuentes sobre el uso de hilo dental. Para consultas personalizadas, puedes contactar directamente con Clínica López Quevedo. Estaremos encantados de atenderte.


¿Qué es la seda dental?

La seda dental es un complemento perfecto para el cepillado de dientes. Se trata de un largo hilo que viene presentado habitualmente enrollado en un carrete. Para utilizarlo, se van arrancando tramos de este hilo. Está formado por filamentos muy finos de nailon, teflón o polietileno.


¿Por qué es necesario el uso de seda dental?

La necesidad del uso de la seda dental reside en su capacidad de extraer los restos de comida y placa dental de entre los dientes. La placa bacteriana y algunos pequeños fragmentos de comida suelen introducirse y quedarse entre los dientes y bajo las encías. El cepillo de dientes extrae una pequeña parte de estos restos. Sin embargo, existen muchos lugares donde las cerdas del cepillo no pueden introducirse. El hilo dental, sin embargo, alcanza todos los recovecos. De esta forma se evita la aparición de la caries y otros trastornos buco-dentales.


¿Qué sucede si no se eliminan los restos de comida que quedan entre los dientes?

Todos aquellos deshechos de comida que no logras extraer de entre tus dientes, se corrompen en tu boca. Es decir, se pudren, provocando, por ejemplo, mal aliento. Por otro lado, las bacterias de la placa se alimentan de esos restos. Al nutrirse de estos azúcares dejan ir un ácido que corroe el esmalte dental, lo que provoca la caries.

Además de todo esto, la placa que no se consigue eliminar, se fortalece y genera formaciones de cálculo dental. Este cálculo, también conocido como sarro, se amontona sobre la base de las encías. Con el tiempo, puede llegar a causar trastornos periodontales, como la gingivitis o la periodontitis.


¿Cuándo utilizar la seda dental?

Según la ADA (Asociación Dental Americana) la seda dental debe usarse al menos una vez al día. Sin embargo, lo mejor sería utilizarla después de cada comida (tres veces por día). Esto es de vital importancia si, tras la ingesta, sientes que quedan fibras entre las piezas dentales.

Sin embargo, si no se dispone del tiempo necesario para utilizar el hilo dental tras cada cepillado, el momento perfecto es tras la cena. Ese momento es ideal para establecer hábitos, ya que la mayoría de personas está ya en sus casas. Por otro lado, es cuando la limpieza es más importante. Esto sucede porque durante nuestra inactividad de las horas de sueño las bacterias incrementan su acción.


¿Existen alternativas al uso de seda dental?

Si tus intentos de utilizar seda dental se convierten más bien en una lucha contra tu dentadura, no te preocupes. Hoy en día existen alternativas al uso de hilo dental que son igual de efectivas. Una de ellas son los cepillos interdentales. Puedes adquirirlos en la farmacia y en algunos comercios de droguería o grandes superficies y supermercados. Si el uso de estos cepillitos tampoco te convence, existen irrigadores domésticos que permiten limpiar entre tus dientes con agua a presión.


¿Es normal que duela o sangre al usar seda dental?

La limpieza con seda dental no debe resultar dolorosa. Para ello, no debe utilizarse de forma brusca. Además, si se utiliza mal, el hilo dental puede llegar a hacer daño en la encía. Es totalmente normal que, si no se ha utilizado nunca antes, su uso resulte molesto al principio. Sin embargo, tras un par de semanas, las molestias deben desaparecer. Si no lo hacen, o si al utilizar la seda dental o durante el cepillado sangran los dientes, hay que solicitar cita en el odontólogo lo antes posible. Si necesitas un dentista puedes solicitar cita online  o bien por teléfono (928 36 75 75) a Clínica López Quevedo.
0

higiene dental, Salud bucodental infantil, Trastornos bucales

Se denomina caries del biberón a la caries que afecta a los bebés que están desarrollando sus primeros dientes. Lo habitual es que no nos preocupemos de la salud dental de los bebés, porque pensamos que es pronto para estas cosas. Pero la realidad es que la caries en bebés es un fenómeno mucho más común de lo que pensamos.


Objetos cotidianos en la vida de los bebés, como los biberones o los chupetes que contienen sustancias cariogénicas, contribuyen a generar caries en los pequeños.


Habitualmente nos preocupamos de la salud bucodental cuando somos adultos, pero pensamos que no es tan importante en los niños porque, en el futuro, habrán de cambiar los dientes. Sin embargo, la caries puede afectar no sólo a los niños, sino también a los bebés. Y se trata de un trastorno que puede ser fuente de otros problemas. Es por ello que es importante conocerlo y prevenirlo. Desde Clínica López Quevedo, tus dentistas en Las Palmas, vamos a darte algunas claves para que estés informado y pongas los medios de prevención a tu alcance.


Causas de la caries del biberón


La caries del biberón es una clase de caries infantil que se produce a causa del contacto de las piezas dentales de los bebés con los alimentos que contienen azúcares. Algunos alimentos con azúcares son la leche y los jugos de frutas, entre otros. Los azúcares de los alimentos se adhieren a los dientes y encías y es lo que provoca la aparición de placa, desmineralización y caries.


Algunos de los agentes causantes de caries del biberón son:

-Falta de limpieza oral
-Predisposición genética
-Consumo de azúcares
-Exceso de carbohidratos
-Picoteo entre horas

Dientes de leche ¿Por qué cuidarlos si son provisionales?


Los dientes hay que cuidarlos desde que erupcionan, independientemente de si son permanentes o de leche.


Esto es de vital importancia, ya que las caries y otros trastornos en las piezas primigenias acarrean molestias relacionadas.

Algunos trastornos que tienen su fuente en problemas dentales son, por ejemplo, irregularidades en la pronunciación o dicción al hablar. También puede ocasionar una mordida insuficiente, que provoca deficiencias nutritivas. Pero el problema de mayor gravedad es que una incorrecta salud oral genere un mal desarrollo o malformaciones que estropeen las piezas definitivas.


Por otro lado, educar en el cuidado de los dientes desde bebés, genera un hábito de higiene de cara a futuro.


Prevención de las caries en bebés


Además de lo expuesto hasta ahora, vamos a ofrecerte algún otro consejo para evitar la caries del biberón.


En primer lugar, es indispensable cepillar los dientes de la criatura, desde su erupción. Para ello hay instrumentos creados de forma específica para cada etapa de crecimiento. Los describimos a continuación:

-Guantes especiales o dedales de silicona. Es lo que se utiliza en primer lugar, cuando recién están erupcionando los dientes. Estos instrumentos llevan una cerdas muy suaves, especiales para la boquita del bebé. En su defecto, se puede utilizar también una gasita húmeda.

-Cepillos para niños. Cuando la criatura haya crecido un poco y esté acostumbrada a la higiene oral, puede empezar a usar un cepillos específico para niños. Estos son un algo más pequeños y suaves y los mangos también están adaptados para que puedan sostenerlos ellos mismos.

En cuanto a la pasta de dientes, no hay que abusar. Como mínimo, hasta los 3 años de edad, no habrá que utilizar más cantidad que la que corresponde al tamaño de un grano de arroz. La concentración de flúor deberá ser de mil por millón.


Superados los tres años de edad, la concentración de flúor puede aumentar, así como la cantidad de pasta, hasta la correspondiente al tamaño de un guisante.


Respecto a la alimentación, se ha demostrado que es importante que no haya carencias de vitamina D. Varios estudios han concluido que unos niveles correctos de esta vitamina reducen la incidencia de caries a la mitad.


Para detectar la caries del biberón, se pueden realizar pequeñas exploraciones buscando signos, como manchas oscuras o blancas en los dientes.


Desde el primer año de vida, se recomienda realizar visitas con el odontopediatra. Si necesitas visita para tu hijo o para ti, puedes solicitarla aquí. En Clínica López Quevedo, tu dentista en Las Palmas, cuidamos de la salud bucodental de toda tu familia. Te esperamos.

0

higiene dental, ortodoncia, Ortodoncia infantil

Una de las grandes dudas cuando usamos ortodoncia fija reside en cómo limpiar los brackets. En estos aparatos, suelen acumularse gran cantidad de residuos de la comida. Estos restos se acumulan en el lugar que existe entre el aparato y los dientes. Es una zona estrecha, donde no entra bien el cepillo de dientes, y puede costar mucho mantenerla limpia.

 

Ya sin el uso de ortodoncia, la limpieza bucodental diaria requiere de toda una serie de operaciones que tienen su técnica. Usar el cepillo, la pasta, la seda dental y el colutorio es sencillo, pero hacerlo correctamente no es tan fácil como parece.

 

Cuando somos portadores de un aparato de ortodoncia fijo, las operaciones de higiene dental se complican todavía más. Pero es muy importante mantener una higiene adecuada. En caso contrario corremos el riesgo de sufrir caries interproximal muy fácilmente.

 

Para limpiar los dientes cuando usamos brackets, el mejor aliado es el cepillo interproximal. En esta entrada, te vamos a explicar cómo utilizar este instrumento para realizar una adecuada limpieza de tus dientes durante el tratamiento.

 

Cómo limpiar los brackets con el cepillo interproximal


La limpieza dental aumenta su importancia cuando somos usuarios de una ortodoncia fija. Es básico que intensifiques las operaciones de higiene dental para evitar la caries y las enfermedades de las encías. Si quedan restos de comida en tu aparato, es más fácil que se formen y multipliquen las bacterias causantes de estos trastornos.


Los pasos a seguir para limpiar tus dientes si llevas un aparato de ortodoncia fijo son, en principio, los mismos que si no lo llevaras. Deberás pasarte un cepillo dental con pasta dentífrica después de cada ingesta de alimentos. También es conveniente realizar enjuagues con colutorio cada vez.


Pero para mantener una higiene correcta, el aparato de ortodoncia requiere una operación extra de limpieza. Esta operación se realiza con el cepillo interproximal y ayuda a eliminar toda la suciedad de los brackets.


El cepillo interproximal es un cepillito mucho más pequeño que el usas para lavar tus dientes. Tiene un cabezal flexible que se adapta a las curvaturas, y unos filamentos suaves para arrastrar los restos por donde pase. Se utiliza para limpiar los espacios entre tus dientes, pero es un instrumento muy útil si no sabes cómo limpiar tus brackets. Lo puedes adquirir en las farmacias. A continuación te explicamos cómo utilizar este cepillito.


Cómo limpiar los brackets usando el cepillo interproximal, paso a paso:


1.- En primer lugar, cepilla tus dientes con tu cepillo y pasta dentífrica habitual.

2.- Introduce el cepillito interdental con mucha suavidad desde abajo hacia arriba por debajo del alambre de unión de los brackets.

3.- Acerca el cepillo hacia el bracket y limpia delicadamente su lateral.

4.- Repite el procedimiento en cada uno de los brackets

5.- Enjuaga bien la boca con agua

6.- Utiliza un colutorio para finalizar la limpieza


No es necesario que realices la limpieza de tu aparato de ortodoncia con el cepillo interproximal después de cada comida. Con una vez al día será suficiente. El momento más recomendable es justo antes de ir dormir. Durante la noche es cuando nuestra dentadura está más vulnerable. Además vamos a pasar 8 horas por lo menos sin comer, por lo que la limpieza durará más tiempo. Tampoco será necesario usar pasta dentrífica en el cepillo interproximal. Eso sí, el cepillo debe estar limpio, si es nuevo mejor.


Clínica López Quevedo es tu clínica dental en Las Palmas. Esperamos con este post haber resuelto tus dudas sobre cómo limpiar los brackets para evitar la caries. Para cualquier otra consulta no dudes en contactarnos. Nuestros dentistas en Las Palmas cuidarán de tu sonrisa. ¡Te esperamos!

0

higiene dental, salud bucodental

El raspado dental es una técnica de cuidado dental que puede llegar a ser necesario después de haber pasado por un limpieza profesional.


Todos sabemos lo importante que resulta mantener una higiene dental diaria y estricta en nuestro hogar. La limpieza dental doméstica, para que sea completa, debería realizarse en 4 pasos. Un buen cepillado con pasta de dientes específica según el tipo de boca, enjuague con agua, hilo o cepillo interdental y enjuague con colutorio.


Pero además de la limpieza doméstica, es muy importante acudir una vez cada 6 meses o, como mínimo, una vez cada 12, al dentista. En tu centro odontológico te realizarán una limpieza más profunda. Esta limpieza elimina el sarro y las bacterias que se concentran en la boca y que pueden derivar en infecciones o trastornos dentales.


En ocasiones, por diferentes motivos, puede suceder que no se obtengan los resultados necesarios con la limpieza dental. Es entonces cuando tu odontólogo puede recomendarte un raspado. El raspado forma parte del denominado curetaje dental, que consiste en un raspado dental y en una segunda operación llamada alisado radicular.


A continuación te explicamos todos los detalles que debes saber sobre el curetaje dental.



¿Cuándo es necesario el curetaje dental?


El curetaje dental es un tratamiento que realiza el periodontista. El objetivo de esta técnica es eliminar la placa que se sitúa por encima y por debajo de las encías (sarro supra y subgingival).


Se trata de un procedimiento necesario cuando el sarro acumulado no ha podido eliminarse mediante la limpieza habitual. Si existe sarro bajo las encías, se produce una inflamación de las mismas y con ellas, enfermedades gingivales. Para mantener una buena salud bucodental es necesario eliminar este sarro.



¿En qué consiste exactamente el raspado dental?


El raspado dental consiste en raspar la superficie de la raíz de las piezas dentales para sanear tanto encías como dientes. Para ello, se utilizan unos instrumentos denominados  curetas.


El tratamiento se realiza normalmente en varias sesiones y con anestesia local, ya que puede resultar molesto. Habitualmente se divide la dentadura en 4 partes y se realiza sólo un cuadrante en cada sesión.


Mediante el curetaje se extrae el sarro no superficial, el que se encuentra oculto por las encías. El odontólogo puede acceder a la zona interna de las encías a través de las curetas.


¿Qué trastornos dentales se tratan mediante el curetaje dental?


El principal trastorno bucodental que soluciona el curetaje es la periodontitis.


La periodontitis es una inflamación de las encías, a veces por infección, y es la primera causa de pérdida de piezas dentales entre la población adulta.


Esta enfermedad gingival suele tener su origen en una limpieza deficiente. La falta de higiene provoca que se acumulen residuos en la base de los dientes, lo que provoca en primera instancia la gingivitis (inflamación de las encías). La gingivitis no tratada deriva en periodontitis.


Este transtorno ocasiona el deterioro de los tejidos blandos y del hueso que sostiene el diente. Por tanto, la periodontitis acaba dañando el soporte del diente. Esto supone que, si no se trata correctamente, la pieza empezará a tener holgura y movimiento conforme el deterioro aumente.


El problema de la periodontitis es que en muchas ocasiones no presenta una sintomatología clara hasta que los daños son irreparables. Por ello es muy importante acudir regularmente al dentista y detectar este tipo de problemas a tiempo para realizar un tratamiento que los frene.


Recuerda que Clínica López Quevedo somos tus dentistas en las Palmas. Si necesitas acudir al periodoncista o pasar tu revisión o higiene periódica, contáctanos. Te daremos toda la información que requieras sin ningún compromiso.

0

desgaste de los dientes, higiene dental, salud bucodental, Salud bucodental infantil

El flúor es un elemento químico  presente en muchos productos para la higiene dental. En esta entrada vamos a explicaros por qué es beneficioso para los dientes.


Multitud de productos para los dientes incorporan fluoruro entre sus componentes. Sabemos que es un elemento importante porque los fabricantes lo destacan en sus publicidades. Pero tal vez no sepamos con exactitud porqué este mineral beneficia a nuestra salud buco-dental.


A continuación, vamos a resolver algunas cuestiones sobre el flúor.

Qué es el flúor

El flúor es un mineral presente en la  corteza terrestre. Desde ahí, se distribuye a través de la tierra a otros elementos de la naturaleza, como algunos alimentos o yacimientos de agua.


Durante los años 30 se descubrió que las personas que consumían agua de depósitos fluorados padecían menos caries que los que vivían en zonas sin este mineral en el agua. Diferentes investigaciones han llegado a misma conclusión sobre la relación del flúor en el agua y la reducción del porcentaje de personas con caries en la población. Diversas entidades recomiendan la fluorización las aguas públicas a los responsables de su gestión, entre ellas, la
Organización Mundial de la Salud.


¿Cómo actúa el flúor?

El flúor trabaja en prevención de la caries, actuando a dos niveles:

  1. Dientes en desarrollo: en los bebés, niños y adultos, el fluoruro se acumula en los huesos y dientes en formación, y los fortalece antes de que erupcionen
  2. Piezas dentales ya erupcionadas: el flúor contribuye fortaleciendo el esmalte de los dientes adultos

Vamos a explicar más concretamente cómo trabaja el flúor:


La saliva humana tiene momentos de mayor o menor acidez. Cuando es más ácida (tras la ingesta de alimentos) provoca la desmineralización del calcio y fósforo que hay bajo los dientes. Cuando es menos ácida, repone estos minerales, que son los que ayudan a fortalecer los dientes. Si durante este proceso de remineralización están presentes las cantidades correctas de fluoruro, los minerales serán más duros. De esta manera, el refuerzo de la dentadura será mucho mayor.


Muchos especialistas recomiendan suministrar una pequeña dosis de dentífrico fluorado a los niños desde su primer diente. De esta forma se prevee la aparición de la caries dental desde la infancia.


¿Cómo saber qué niveles de flúor son adecuados?

Para saber si nuestros niveles de consumo de fluoruro son suficientes, lo primero que habrá que averiguar es si el agua de la zona que habitamos está o no fluorada. Si no se dispone de esa información, es posible solicitarla a las autoridades públicas pertinentes o a la empresa que nos dispensa el agua (si el servicio es privado). También existen laboratorios que realizan estudios de las aguas y a los que podemos solicitar un análisis. Los valores ideales de fluorización del agua están entre 0.7 a 1.2 partes por millón.


Si el agua de nuestra zona ya contiene flúor, con usar una pasta de dientes fluorada será suficiente. Esto nos proporcionará una correcta salud bucodental. Esto, claro está, siempre y cuando no tengamos una alta predisposición a sufrir caries. Si nuestra predisposición es alta, lo mejor es consultar a nuestro odontólogo por si necesitamos algún tratamiento extra. 


Si el agua potable de nuestra zona no está fluorada, artificial o naturalmente, lo ideal es acudir a nuestro dentista. Éste nos prescribirá los suplementos de fluoruro necesarios. Si resides en Las Palmas, en Clínica López Quevedo podemos ayudarte a resolver todas tus dudas. Si necesitas más información sobre cualquier otro tema relacionado con tu salud bucodental y la de los tuyos, no dudes en contactarnos.

0

higiene dental, salud bucodental, Trastornos bucales

Si tienes algún diente cariado es posible que hayas detectado que empiezas a padecer halitosis. Esto es algo totalmente normal, pero seguramente te preguntas porqué sucede y, sobretodo, cómo solucionarlo. Desde Clínica López Quevedo vamos a responder a diferentes preguntas sobre la relación entre la caries y el mal aliento.

 

¿Cuál es la relación entre las caries y el mal aliento?

En muchas ocasiones, las caries producen agujeros en las piezas dentales. En esos huecos se introduce comida y bacterias. Las bacterias, como seres vivos que son, se alimentan y expulsan los desechos. Esas excreciones tienen olores muy potentes y desagradables, que son los que producen la halitosis.  

La caries y el mal aliento están relacionados, porque la primera produce tejidos en descomposición que dan ese mal olor. También produce agujeros en los dientes que permiten la introducción de comida. Esa comida acaba fermentando en el interior del diente. Esto también puede suceder cuando un diente se rompe.

 

¿La halitosis puede ser signo de infección?

Si sufres caries y el mal aliento que genera, tienes que estar atento a los síntomas de infección. El mal sabor de boca también podría ser una señal de que hay algo infectado, que puede ser la parte interna del diente o también la encía. Incluso aunque la pieza dental parezca sana a simple vista, podría estar infectada.

Aunque la pieza dental, en su exterior, no aparente estar afectada, sí podría haber un espacio entre los dientes donde queden restos de alimentos. Esto también produciría mal olor. Y podría pasar que se creara una caries interior, que es más difícil de detectar. Es urgente entonces que te visite el dentista.

 

¿Cómo evito la caries y el mal aliento?

Lo mejor para evitar la caries y el mal aliento es prevenir su aparición. Para ello hay que poner atención a nuestra alimentación e higiene dental.

Para empezar, es recomendable reducir la cantidad de hidratos de carbono en nuestra dieta. Lo que entendemos por productos altos en azúcar.

Respecto a la limpieza bucal, hay que introducir un hábito de cepillado dental de tres veces diarias, con pasta de dientes fluorada.

De las tres limpiezas diarias, la más importante es la de la noche. Durante el descanso, la deshidratación e inmovilidad ayudan al crecimiento de las bacterias. Siempre que puedas utiliza también la seda dental o cepillos interdentales, pero en especial tras la cena. Y un enjuague con colutorio completará tu higiene dental para evitar al máximo la aparición de la caries y el mal aliento.

¿Cómo trato la caries y el mal aliento?

Si te detectas halitosis y crees que puede ser debido a una caries, pide hora lo antes posible. Tu dentista te realizará una exploración, placas, en caso necesario, y emitirá un diagnóstico. Tras ello, te limpiará la caries y colocará empastes o reconstruirá, según necesites.

Si la caries es superficial y está sólo en el esmalte del diente, el tratamiento es muy simple. Si, por el contrario, las bacterias han penetrado en la pieza dental o los tejidos, hay riesgo de infección. Es por eso que cuanto antes acudas a tu dentista, más sencilla y económica será su intervención.

Tras la eliminación de la caries o infección, puede ser necesario reparar el diente dañado. Para ello existen tres posibilidades, según el estado de la pieza dental:

1.Empaste u obturación. Si la caries es pequeña
2.Funda o corona. Si la caries es grande
3.Extracción de la pieza dental. Esto será necesario si los daños son excesivos.

 

Por último, recuerda siempre que deber realizarte revisiones periódicas en tu centro odontológico. Aunque no presentes síntomas, es recomendable una limpieza y revisión anual, como mínimo. Si resides en Las Palmas, puedes pedir hora con Clínica López Quevedo. Estaremos encantados de revisarte y aconsejarte de la forma más adecuada.

 

0

higiene dental, salud bucodental, Trastornos bucales

El sarro es una calcificación de la placa dental, que se va endureciendo y volviendo más oscuro. Si se acumula y hay un exceso, se convierte en una importante molestia. En esta entrada te vamos a explicar cómo eliminar el sarro dental.

Problemas por no eliminar el sarro dental

Si no vamos eliminando el sarro de nuestra boca de forma regular, se acumulará en exceso y se hará más duro. Su color pasa del blanco al amarillo y después al marrón. Se convierte también, por tanto, en un problema estético.

Pero además de resultar incómodo y antiestético, es importante eliminar el sarro dental porque puede ser fuente de otros problemas dentales. Entre estas afecciones estaría la inflamación y sangrado de encías, la peridontitis y la gingivitis.

También puede causar mal aliento y ser una fuente para la generación de caries, ya que debilita el esmalte dental.

 

¿Por qué se forman excesos de sarro?

El exceso de sarro suele estar vinculado a una higiene dental deficiente. Esto puede ser porque el cepillado no sea lo bastante frecuente o porque no se realice correctamente o el tiempo suficiente. También el hecho de no llegar a limpiar correctamente las zonas más inaccesibles genera acumulación de sarro. Esto hace que el sarro pueda llegar a acumularse incluso debajo de las encías.

Además de la falta de higiene, existen otros motivos que pueden generar excesos de sarro. Algunos de ellos serían:

Ph de la saliva. El PH de la saliva de cada persona influye en la formación del sarro. El ph inferior a 5 (ácido) genera unas condiciones positivas para que se adhiera la película bacteriana. Esto permite la formación de la placa.

Hábitos alimentarios. Existen alimentos que alteran el ph de la saliva, propiciando así la formación de sarro. Si quieres eliminar el sarro dental, evita las bebidas gaseosas y las alcohólicas, así como los alimentos altos en azúcares.

Consumo de tabaco. El tabaquismo es un hábito que influye negativamente en la salud bucodental en general. Más concretamente perjudica también a la dentadura propiciando la formación del sarro.

 

Ideas para eliminar el sarro dental

A nivel preventivo, lo ideal es esforzarse al máximo en el cepillado dental. Esto supone limpiar los dientes tras cada ingesta alimenticia. También usar hilo dental o cepillos interdentales para eliminar los posibles restos de comida que pudieran quedar entre los dientes. Es aconsejable también el uso de colutorio y pastas dentríficas fluoradas. Si además evitas picar entre horas, no tendrás que cepillarte tan a menudo.

Existen también algunos hábitos que ayudan a eliminar el sarro dental de manera más natural:

  1. Evita el tabaco. Aumenta el riesgo de enfermedad de las encías

  2. Evita el alcohol. Resulta muy irritante para la mucosa bucal

  3. Consume fruta. Las manzanas, comidas a bocados y sin pelar son grandes aliadas de la limpieza dental. Las fresas y el melón también ayudan. Hortalizas como el tomate o hierbas como el perejil y semillas como el sésamo también vienen bien para eliminar el sarro dental.

 

Limpieza profesional anual para eliminar el sarro dental

Una vez por año, es recomendable realizarse una limpieza en una clínica especializada. Esta limpieza no produce dolor y proporciona una higiene extra. Es la mejor manera de eliminar el sarro que no hayas podido remover con todos estos consejos.

Si el sarro está también bajo la encía, la limpieza estándar no será suficiente, y deberá completarse con un raspado y alisado radicular. Esta operación la realiza el periodoncista y para ello puede aplicar anestesia local.

Si resides en Las Palmas y necesitas tener el sarro bajo control, no dudes en visitarnos en Clínica López Quevedo. Nuestros dentistas en Las Palmas te asesorarán sobre qué recomendaciones son indicadas para tu caso concreto.

 

 

 

 

 

 

 

0

enfermedad dental, higiene dental, salud bucodental

En nuestro cuerpo habitan millones de microorganismos, entre ellos diferentes especies bacterianas. De ellas, algunas nos resultan beneficiosas y otras dañinas a la salud. También en la cavidad oral habitan bacterias. Podemos tener más de 600 tipos diferentes de bacterias en la boca.

 

Muchas de las bacterias en la boca, fallecen gracias a las enzimas de la saliva. Otras pasan al estómago cuando tragamos y allí mueren por la actuación de otras enzimas.  Sin embargo, otras muchas sobreviven. La humedad y calidez de la cavidad oral, generan un ambiente hogareño ideal para las bacterias. Además, los restos de comida les proporcionan alimento, por lo que tienen todo para estar a gusto y reproducirse.
 

La comunidad de bacterias en la boca de cada persona no algo inamovible, ya que se va alterando según la actividad. Lo que comemos, los bostezos o los besos que damos, modifican la flora bacteriana oral. Pero lo que realmente nos interesa es conocer las patologías que pueden provocar las bacterias dañinas y cómo evitarlas.

 

Patologías orales provocadas por bacterias en la boca

De las especies de bacterias que tengamos en la cavidad bucal, dependerá en gran parte nuestra salud oral. Algunas de las bacterias que generan daños en la boca pueden provocar diferentes patologías que detallaremos a continuación.

  • Halitosis. Existen diferentes bacterias en la boca que provocan el mal aliento. Las gramnegativas, por ejemplo, trabajan en la descomposición de alimentos, sangre y células. Esto produce unos compuestos del azufre que provocan mal olor.
  • Caries. Hay bacterias en la boca que generan la transformación de azúcares y almidones en ácidos. Estos ácidos atacan al esmalte dental, lo que se conoce como desmineralización. Este proceso es lo que produce los agujeros conocidos como caries dentales.
  • Periodontitis. La placa bacteriana es una película formada por bacterias en la boca, que se extiende sobre la superficie del diente y la encía. Esta placa puede provocar la periodontitis, una inflamación de las encías con pérdida de hueso alrededor de las piezas dentales.

 

Patologías en otros lugares del cuerpo provocadas por bacterias en la boca

Además de provocar problemas en la cavidad bucal, las bacterias en la boca pueden generar afecciones en otras partes del cuerpo. A continuación, os damos algunos ejemplos.

  • Endocarditis infecciosa. Se trata de una patología que genera inflamación de las válvulas cardíacas. Puede producirse por el descenso al corazón de una de las bacterias en la boca a través del torrente sanguíneo. Si esto se produce, existe el riesgo de que el riego sanguíneo al corazón o al cerebro quede bloqueado. Este trastorno es más frecuente en las personas operadas de miocardio.
  • Infecciones respiratorias. Estudios de la Universidad de Yale, en EEUU, relacionan la presencia de ciertas bacterias en la boca con algunas infecciones respiratorias.
  • Cáncer. Un estudio de la Universidad de Nueva York, en Estados Unidos, relacionó la existencia de determinadas bacterias en la boca con un mayor riesgo de cáncer de páncreático. También desde la Universidad de Case Western Reserve, EEUU, se señaló la relación entre el cáncer de cólon y algunas bacterias en la boca.

 

En conclusión, podemos señalar la importancia de una exhaustiva higiene dental diaria, para no sufrir a causa de las bacterias en la boca que nos son dañinas. También es recomendable someterse periódicamente a revisiones dentales.

Recuerda que, si vives en Canarias, nuestros dentistas en Las Palmas están a tu disposición para cualquier cosa que necesites. No dudes en contactar con Clínica López Quevedo y te ayudaremos a mantener sana tu sonrisa.


Imagen: 

0

Clínica López Quevedo, higiene dental, salud bucodental

Es una costumbre habitual en muchos hogares usar algún tipo de colutorio tras cada cepillado. Se trata de un hábito que, sin duda, aporta un extra de frescor en la boca. Pero puede que te preguntes si se trata de un gesto imprescindible para tu higiene dental. Si resulta necesario para que la limpieza sea completa o para prevenir ciertos problemas. En definitiva, si lo que quieres es conocer los beneficios del enjuague bucal, aquí te ofrecemos 8 de ellos.

Ocho beneficios del enjuague bucal

  1. Combate el mal aliento. La mejor manera de combatir el mal aliento es atacando la causa. En muchas ocasiones, el origen de la halitosis son los restos de comida que pueden quedar en la boca y las bacterias que se originan en ellos. En estos casos, es importante intensificar el cepillado y utilizar seda dental. El enjuague bucal final puede ayudar a eliminar restos y aportará frescor al aliento.
  2. Reduce la sensibilidad dental. Muchas personas sufren de este molesto problema. El origen puede ser unas piezas dañadas o no cepillarse correctamente. Los síntomas se agravan cuando se ingiere comida o bebida fría. Los colutorios ricos en fluoruro de sodio o en nitrato potásico están diseñados para fortalecer la dentadura. Si los dientes están más fuertes, la sensibilidad dental disminuirá.
  3. Ayuda a curar las aftas. Para esto existen colutorios específicos de venta en farmacias. Funcionan reduciendo las bacterias que provocan las llagas. Aunque el sabor no es tan agradable, por ser un producto medicinal, merece la pena su uso temporal.
  4. Previene la caries. Se trata de uno de los principales beneficios del enjuague bucal. El colutorio refuerza el esmalte dental y mantiene las bacterias bajo control. Estas dos acciones ayudan a evitar que aparezcan caries en los dientes.
  5. Evita la gingivitis durante el uso de ortodoncia. Mientras se usa un aparato de ortodoncia, el cepillado resulta insuficiente para una higiene completa. Existen colutorios específicos para personas en tratamiento de ortodoncia.
  6. Fortalece las encías. Tener unas encías fuertes es importante siempre. Pero en determinados supuestos, como cuando se usan prótesis dentales, la importancia aumenta. Si las encías están débiles, las prótesis provocarán heridas. El fortalecimiento de las encías es uno de los beneficios del enjuague bucal. Para los trastornos de las encías, como la gingivitis, se aconsejan colutorios suaves, que no contengan alcohol. Los hay con aceites esenciales, con povidona yodada o con sales metálicas. Para la casos como la periodontitis se aconseja la clorhexidina, por su acción antiséptica.
  7. Reduce las infecciones bacterianas por sequedad bucal o xerostomía. La saliva cumple una función antibacteriana. Cuando existe sequedad bucal se está más expuesto entonces a infecciones. La eliminación de bacterias es uno de los principales beneficios del enjuague bucal. Para estos supuestos se aconsejan aquellos que contienen triclosan, vitamina E, flúor y sales minerales.
  8. Actúa como antifúngico. En caso de infección por hongos, también pueden encontrarse en farmacias productos específicos muy efectivos y curativos.

 

En resumen, los beneficios del enjuague bucal son numerosos. Básicamente elimina restos de comida, preveyendo así el mal aliento y la caries. Pero, como hemos visto, dependiendo de su composición va a cumplir funciones más específicas si es necesario. Para saber cuál te conviene más, lo mejor es consultar a tu odontólogo. Si vives en Las Palmas, estaremos encantados de ayudarte con ésta y cualquier otra consulta que necesites realizar.

0