Your address will show here +12 34 56 78
ansiedad, bruxismo, desgaste de los dientes, salud bucodental, trastorno del sueño, Trastornos bucales, trastornos psicológicos o emocionales, Tratamientos

Si padeces bruxismo, es decir, si aprietas los dientes durante la noche e, incluso, durante el día, tal vez te hayan aconsejado el uso de una férula de descarga. Desde Clínica López Quevedo, tus dentistas en Las Palmas, vamos a responder a 10 preguntas que pueden surgir sobre el bruxismo y las férulas de descarga.


1.- ¿Qué es el bruxismo?

El bruxismo es una patología que hace que apretemos y hagamos rechinar los dientes. En general, es un trastorno nocturno. Es decir, lo padecemos durante el sueño. Sin embargo, puede suceder que haya personas que lo sufran también durante el día.


2.- ¿Qué consecuencias tiene el bruxismo sobre nuestra salud?

Apretar los dientes durante el sueño puede provocar diferentes problemas para nuestro estado de salud en general. Algunas de las consecuencias del bruxismo son:

  • Dolor de oídos
  • Dolores musculares
  • Dolor de mandíbula
  • Dolor de cabeza desde la mañana
  • Desgaste de los dientes

3. ¿Por qué apretamos los dientes?

El bruxismo no es una patología, sino más bien un síntoma. Nos está diciendo que hay algo que no está bien en nuestra salud. Habitualmente, se trata de un problema emocional. Por lo general, el bruxismo indica que tenemos una situación que nos genera ansiedad o estrés. Cuando apretamos la mandíbula, estamos tratando de liberar tensión de otras partes del cuerpo. Esto significa que no estamos gestionando correctamente la situación que nos inquieta.



4.¿Quién puede padecer bruxismo?

En total, el bruxismo afecta a más del 70% de la población española. No hace distinciones de género, ni edad, ni posición económica o social. Puede afectar a cualquier persona, de cualquier condición, que esté pasando por una situación de estrés.


5.- ¿Cómo se diagnostica el bruxismo?

La forma más habitual de diagnóstico es a través de las revisiones odontológicas. Si tu dentista, al revisarte, detecta un desgaste en las piezas dentales, puede diagnosticar bruxismo.

También puede suceder que tú mismo te percates de que aprietas los dientes mientras duermes. Lo notarás porque te levantas de la cama con dolor de cabeza o de mandíbula. Incluso es posible que te descubras a ti mismo apretando los dientes si te desvelas un poco.

En cualquier caso, si tu odontólogo sospecha que padeces bruxismo, te interrogará sobre tu rutina y estado de salud, para asegurarse del diagnóstico.


6.- ¿Cómo se trata el bruxismo?

La manera más efectiva de tratar el bruxismo es mediante el uso de una férula de descarga. También es importante, para tratar la patología desde la base, identificar el problema que nos está generando ansiedad. De esta forma podremos intentar ponerle solución y relajarnos un poco para dejar de apretar los dientes.


7.- ¿Qué es una férula de descarga?

Una férula de descarga es una pieza de resina que se crea partiendo de un molde de tu propia dentadura. Esta férula nos permite descargar tensiones durante la noche, sin desgastar nuestros dientes. Hay que llevarla sólo mientras se duerme.


8.- ¿Cómo se genera el molde para fabricar la férula de descarga?

La férula de descarga para el bruxismo, debe adaptarse totalmente a la dentadura de su usuario. Por ello, no sirve ningún tipo de férula estandarizada. La férula de descarga para el bruxismo debe hacerse totalmente personalizada y a medida, en un centro odontológico. Otro tipo de protectores, como los deportivos, no sirven para tratar el bruxismo, ya que están realizados en un material blando. Su tacto produce el efecto contrario al deseado, puede incitar al hábito de apretar, por ser más agradable. La férula de descarga, en cambio, se realiza en un material duro, que evita que se haga fuerza con la mandíbula.

Para su fabricación, se utiliza un material elástico para tomar un molde de la dentadura. Los dentistas son los únicos profesionales capacitados para esto, según afirma el Consejo General de Dentistas

La férula puede hacerse de la arcada superior o inferior, aunque es más habitual que se realice de la superior.


9.-  ¿Cómo debo seguir el tratamiento con la férula de descarga?

Después de que tu férula de descarga se haya fabricado, tu odontólogo deberá acabar de ajustarla, para que su adaptación sea completa. Posteriormente, deberás ir realizando visitas de control, para que se compruebe que está bien y se continúe ajustando. Si la férula se desajusta, puede perjudicar en lugar de ayudar.


10.- ¿Cuáles son los beneficios de la férula de descarga?

Si padeces bruxismo, la férula de descarga te ayudará a descansar por las noches. Con su uso, descansarás mejor y te levantarás sin dolor de cabeza ni de mandíbula. Además estarás evitando el desgaste de tus piezas dentales.


Esperamos que estas 10 respuestas hayan solventado tus dudas sobre las férulas de descarga. Si necesitas tratamiento para el bruxismo con un dentista en Las Palmas, recuerda que puedes acudir a Clínica López Quevedo. Contacta con nosotros para una primera visita y te daremos el mejor diagnóstico y tratamiento. ¡Te esperamos!
0

desgaste de los dientes, higiene dental, salud bucodental, Salud bucodental infantil

El flúor es un elemento químico  presente en muchos productos para la higiene dental. En esta entrada vamos a explicaros por qué es beneficioso para los dientes.


Multitud de productos para los dientes incorporan fluoruro entre sus componentes. Sabemos que es un elemento importante porque los fabricantes lo destacan en sus publicidades. Pero tal vez no sepamos con exactitud porqué este mineral beneficia a nuestra salud buco-dental.


A continuación, vamos a resolver algunas cuestiones sobre el flúor.

Qué es el flúor

El flúor es un mineral presente en la  corteza terrestre. Desde ahí, se distribuye a través de la tierra a otros elementos de la naturaleza, como algunos alimentos o yacimientos de agua.


Durante los años 30 se descubrió que las personas que consumían agua de depósitos fluorados padecían menos caries que los que vivían en zonas sin este mineral en el agua. Diferentes investigaciones han llegado a misma conclusión sobre la relación del flúor en el agua y la reducción del porcentaje de personas con caries en la población. Diversas entidades recomiendan la fluorización las aguas públicas a los responsables de su gestión, entre ellas, la
Organización Mundial de la Salud.


¿Cómo actúa el flúor?

El flúor trabaja en prevención de la caries, actuando a dos niveles:

  1. Dientes en desarrollo: en los bebés, niños y adultos, el fluoruro se acumula en los huesos y dientes en formación, y los fortalece antes de que erupcionen
  2. Piezas dentales ya erupcionadas: el flúor contribuye fortaleciendo el esmalte de los dientes adultos

Vamos a explicar más concretamente cómo trabaja el flúor:


La saliva humana tiene momentos de mayor o menor acidez. Cuando es más ácida (tras la ingesta de alimentos) provoca la desmineralización del calcio y fósforo que hay bajo los dientes. Cuando es menos ácida, repone estos minerales, que son los que ayudan a fortalecer los dientes. Si durante este proceso de remineralización están presentes las cantidades correctas de fluoruro, los minerales serán más duros. De esta manera, el refuerzo de la dentadura será mucho mayor.


Muchos especialistas recomiendan suministrar una pequeña dosis de dentífrico fluorado a los niños desde su primer diente. De esta forma se prevee la aparición de la caries dental desde la infancia.


¿Cómo saber qué niveles de flúor son adecuados?

Para saber si nuestros niveles de consumo de fluoruro son suficientes, lo primero que habrá que averiguar es si el agua de la zona que habitamos está o no fluorada. Si no se dispone de esa información, es posible solicitarla a las autoridades públicas pertinentes o a la empresa que nos dispensa el agua (si el servicio es privado). También existen laboratorios que realizan estudios de las aguas y a los que podemos solicitar un análisis. Los valores ideales de fluorización del agua están entre 0.7 a 1.2 partes por millón.


Si el agua de nuestra zona ya contiene flúor, con usar una pasta de dientes fluorada será suficiente. Esto nos proporcionará una correcta salud bucodental. Esto, claro está, siempre y cuando no tengamos una alta predisposición a sufrir caries. Si nuestra predisposición es alta, lo mejor es consultar a nuestro odontólogo por si necesitamos algún tratamiento extra. 


Si el agua potable de nuestra zona no está fluorada, artificial o naturalmente, lo ideal es acudir a nuestro dentista. Éste nos prescribirá los suplementos de fluoruro necesarios. Si resides en Las Palmas, en Clínica López Quevedo podemos ayudarte a resolver todas tus dudas. Si necesitas más información sobre cualquier otro tema relacionado con tu salud bucodental y la de los tuyos, no dudes en contactarnos.

0

desgaste de los dientes, salud bucodental, Salud bucodental infantil

¿Tienes un diente roto y no sabes qué hacer? En nuestro post de hoy te indicamos los pasos que puedes seguir para reparar tu diente roto y, en caso de que no te haya pasado, también puedes tomar nota para evitarlo.

  Los accidentes ocurren y tus dientes no están exentos de tenerlos. Se puede tratar de una fisura dental de mayor o menor riesgo. Haciendo deporte, por ejemplo, o comiendo algún alimento muy duro el diente puede llegar a romperse o desprenderse. Es por esto que siempre debes tener a tu dentista de confianza para solucionar emergencias como éstas.  

Consejos para arreglar un diente roto

Arreglar un diente roto puede ser de fácil solución o puede incluso llegar a necesitar intervención quirúrgica. Todo depende del accidente o tamaño de la fractura. Si se trata de una rotura que causa dolor, tomar un analgésico no vendrá mal hasta poder contactar con tu dentista para que sea él quien revise y decida la mejor opción para repararlo. En caso de que sea una fisura sin mayores consecuencias, entonces debes actuar según el interés que tengas para repararlo y mantener la estética en la mejor condición. Pero seguro que a nadie le gusta tener un diente roto. Esto suele suceder más habitualmente en niños, pero a la larga estos dientes dañados se arreglan por el bien de la estética dental del paciente. A la hora de solucionarlo, se puede emplear la opción de las carillas o coronas, dependiendo de la condición natural del diente. Si el diente que se ha fracturado ya ha sido revestido, entonces habrá que reemplazar el tratamiento anterior por uno igual y nuevo. Cuando el accidente implique la pérdida del diente, lo más importante es actuar con rapidez en vista de que se van muriendo las células de la raíz. Intentar recuperarlo y dirigirse a urgencias, así que lo mejor será solucionarlo en los primeros 30 minutos tras la pérdida.  

¿Cómo evitar emergencias dentales?

Si practicas deportes, es recomendable usar una funda protectora. No en todos los casos los deportistas la usan, pero siempre servirá para una mayor protección, aunque el deporte en cuestión no sea extremo o de alto riesgo. Nunca se sabe cuando puede suceder ese golpe fortuito que dañe la dentadura. Tras un tratamiento de estética dental, los dentistas recomiendan:
  • Evitar morder alimentos duros, hielo o caramelos, porque esto aumentará la posibilidad de que la carilla o corona se fisure.
  • Cortar los alimentos en pequeñas porciones y así se usarán las muelas para masticar debidamente.
  • Evitar el bruxismo, ese acto de morder o hacer rechinar los dientes mientras duermes, porque hace que los dientes se desgasten y lleguen a estar lo suficientemente débiles como para causar una fisura. Esto se puede controlar con el uso de férulas sintéticas especialmente fabricadas para estos casos. Así que si crees que padeces este mal, no dudes en comentárnoslo y te daremos la solución ideal en nuestra clínica.
  Si tienes alguna duda acerca del tratamiento a seguir cuando se te ha roto un diente, puede contactar con nosotros en la Clínica Dental López Quevedo ya sea por teléfono en el 928 36 75 75, presencialmente en la C/ Francisco Gourié, 40 o por e-mail (info@clinicalopezquevedo.es) Seguro que tendremos la mejor solución para el cuidado y reparación de tu diente roto. ¡Quedará como nuevo!
0

bruxismo, desgaste de los dientes, enfermedad dental, perdida de esmalte dental

El verano ya está aquí y es el momento de tomar helados, sorbetes y bebidas que nos refresquen. Pero ¿qué sucede si cuando ingerimos algo extremadamente frío (o caliente , en invierno) sufrimos un repentino dolor en nuestros dientes? En ese momento estamos sufriendo una hipersensibilidad dental. En este post vamos a explicarte porqué sucede y como debes tratarla para que no te amargue estas vacaciones veraniegas.

  A todos nos ha pasado a alguna vez que de repente sufrimos un dolor agudo y punzante en nuestros dientes provocados por el consumo de productos muy fríos o muy calientes, o también al cepillarnos o limpiarnos los dientes con seda dental. Cuando esto sucede, nos encontramos ante un claro caso de Hipersensibilidad Dentinaria (HD) o Sensibilidad Dental, es decir, un dolor dental intenso y transitorio causado por la exposición de la dentina, al medio oral y que aparece tras el contacto con un estímulo externo: alimentos o bebidas frías, calientes, ácidas, dulces; presión táctil, etc.  Veamos en qué consiste la hipersensibilidad dental, cuáles son sus principales causas y cómo puedes ponerle remedio. Desde la Clínica Dental López Quevedo queremos apoyarte contenidos que como este te ayuden a tu día a día y te hagan la vida más fácil. Esperemos que sea  de tu interés.

 

Causas de la hipersensibilidad dental

Puede ser muy variadas, pero las principales causas que ocasionan esta incómoda dolencia son:
  • Caries
  • Enfermedad de las encías (Gingivitis)
  • Encías retraídas
  • Dientes partidos
  • Empastes muy antiguos o desgastados
  • Esmalte dental desgastado
  • Raíz dental expuesta
  • Erosión dental por ácidos
  • Bruxismo
  • Colocación de un empaste
  • Algunos tratamientos de blanqueamiento dental
  • Después de una profilaxis o limpieza profesional muy profunda
 

En qué consiste la hipersensiblidad dental

Los dientes sanos tienen una capa de esmalte que los protege por encima de las encías. Por debajo de ellas, la raíz del diente es protegido por una capa que se llama cemento. Y bajo el esmalta y el cemento se encuentra la dentina. La dentina es una parte más delicada y menos densa que contienen unos tubos microscópicos. Al perder parte de su protección (esmalte o cemento), estos túbulos de la dentina permiten que las sensaciones térmicas alcancen los nervios del diente.   

Cómo tratar la hipersensibildad dental

Como hemos visto anteriormente, existen muchas posibles causas de esta dolencia. Así que lo primero, antes de tratarte por tu cuenta, es que consultes con tu dentista para confirmar el diagnóstico y decidir cuál es el tratamiento más adecuado. Puedes ver siempre que lo necesites a nuestra Clínica, situada en C/ Francisco Gourié, 40 de Las Palmas de Gran Canaria y nuestros especialistas podrán atenderte. Entre todas las opciones posibles, estas son las más frecuentes para tratar con éxito la hipersensibilidad dental:
  1. Uso de dentífrico desensibilizante: Existen varias marcas en el mercado. Estas pastas de dientes son especiales y contienen unos compuestos que bloquean en cierta medida la transmisión de sensaciones exteriores hacia el nervio dental. Aunque su efecto no es inmediato.
  2. Aplicación de gel fluorado: Existen unos geles con un alto contenido en flúor que lo que hacen es fortalecer el esmalte y de este modo reparar esas pequeñas fisuras o desgastes que estén provocando ese acceso a la dentina.
  3. Colocación de una corona o un empaste: Es el tratamiento ideal para los casos de caries.
  4. Injerto quirúrgico de encía: En el caso de las encías retraídas, este tratamiento ayuda a proteger la raíz del diente corriegiendo una pérdida de masa de encía.
  5. Endodoncia: Si tras los tratamientos previos el problema persiste, esta es la última opción para eliminar el problema de la hipersensibildad dentaria, ya que se desvitaliza la pieza.
  ¿Cómo puedo prevenir la hipersensibilidad dentinaria? Ya lo dice el refrán, “más vale prevenir que curar”. Así que si queremos que este problema no vuelva a aparecer, te vamos a dar 4 fáciles consejos que te ayudarán a que no sufras esta dolencia
  1.  Evita o no abuses del consumo de alimentos y bebidas ácidas (limón, piña, pomelo,…)
  2. Olvídate de usar palillos de dientes de madera, no utilices tus dientes para abrir envases, cortar hilos o etiquetas, etc  ya que pueden dañarse las encías y el esmalte
  3. Si padeces bruxismo, es conveniente que no lo dejes pasar y uses una férula de descarga todos los días.
  4. Y la más importante es que lleves a cabo una higiene bucal completa todos los días, empleando una correcta técnica de cepillado y un dentífrico poco abrasivo.
  Esperamos que estos consejos te sean útiles y que te ayuden a que no sufras más la hipersensibilidad dentinaria. Ya sabes, que si este verano el dolor dental, causado por el frío, aparece puedes ponerle remedio y saber cómo actuar. Deseamos que puedas tomarte todos los helados que quieras y disfrutes a tope de tus vacaciones.
0

ansiedad, bruxismo, Clínica López Quevedo, desgaste de los dientes, dolor de cabeza, dolor de oidos, estrés, perdida de esmalte dental, rechinar, rigidez muscular, ruidos articulares, trastorno del sueño, trastornos neurológicos, trastornos psicológicos o emocionales
Bruxismo: Consiste en apretar y rechinar los dientes. Se trata de una patología de causa multifactorial. Un diagnóstico precoz del bruxismo puede evitar, entre otras complicaciones, el desgaste prematuro de la dentadura.  
¿Qué es el bruxismo? El bruxismo es un trastorno que consiste en apretar y rechinar los dientes de forma involuntaria, tanto a lo largo del día como durante el descanso nocturno, de manera regular, lo que puede causar daños en las piezas dentales, además de otros trastornos como dolor mandibular o de oídos, o cefaleas frecuentes. A las personas que lo padecen se los denomina bruxómanos. Por la noche, durante el sueño, el problema es más grave, ya que el paciente no es consciente de su acción y, por lo tanto, es todavía más difícil de controlar. Este tipo de bruxismo se considera una de las alteraciones del sueño o parasomnia. Sin embargo, incluso estando despiertas muchas personas tampoco se dan cuenta de que lo están haciendo, y son los que les rodean los que lo advierten. Se considera que el estrés puede ser un factor coadyuvante del trastorno en un gran número de casos. Una oclusión (mordida) anormal o una dentadura mal alineada también pueden provocarlo. Generalmente el bruxismo no se asocia a ningún trastorno determinado, pero en otras ocasiones puede deberse a problemas neurológicos, odontológicos, psiquiátricos o a consumo de drogas. Aunque no se conoce exactamente su prevalencia, se sabe que este problema es más frecuente con el paso de los años, siendo fisiológico en niños pequeños menores de 6 años. A partir de la adolescencia, se estima que en torno al 20% pueden presentar algún tipo de bruxismo, siendo una cifra muy variable según las poblaciones estudiadas. Además son datos, en el caso del bruxismo nocturno, que no aporta la persona afectada sino el acompañante en el descanso nocturno.  

Causas del bruxismo: Se barajan distintos factores como posibles inductores de la aparición del bruxismo. Primero cabe diferenciar aquellos casos idiopáticos o sin causa aparente, es decir, primarios, ya sean durante el día o durante el sueño. Y por otro lado aquellos casos de bruxismo secundario, o consecuencia de otros trastornos. Así tenemos que estas son algunas de las causas del bruxismo:
.Alteraciones de la oclusión mandibular: a medida que se desarrolla en el niño la osificación y crecimiento de la mandíbula, pueden generarse trastornos de la oclusión de la boca que directa o indirectamente acaben por generar un trastorno de rechinamiento de dientes posteriormente. También las piezas dentarias de distintas formas pueden generar un apretamiento dentario inconsciente.
.Trastornos neurológicos: se atribuyen a este grupo algunos casos de bruxismo nocturno, donde pueden presentarse alteraciones de algunos neurotransmisores cerebrales, ya sea en sus receptores a nivel de las neuronas, o a nivel de las conexiones entre éstas. Es en este caso en el que se puede considerar un verdadero trastorno del sueño o parasomnia. En algunos individuos se asocia a sonambulismo, microdespertares, apnea del sueño y otros problemas relacionados con el descanso nocturno.
.Trastornos psicológicos o emocionales: muy frecuentemente se considera un trasfondo de estrés o ansiedad asociado a este particular rechinar de dientes. Factores genéticos: puede ser que existan miembros de una misma familia con este problema, hasta en un 50% de los casos.  

Síntomas del bruxismo: Al apretar los dientes, sobre todo si se hace con fuerza y durante bastante tiempo, se ejerce una importante presión sobre los músculos y otros tejidos y estructuras que rodean la mandíbula. Entre los síntomas que puede experimentar la persona con bruxismo destacan:
Principales síntomas del bruxismo: .Estrés y ansiedad. .Ruidos articulares (que pueden llegar a ser bastante intensos, e incluso molestar al compañero de cama). .Dolor de oído (debido a la afectación de la articulación temporomandibular). .Dolor de cabeza. Dolor o inflamación de la mandíbula. .Desgaste acelerado y prematuro de los dientes. .Pérdida de esmalte dental. .Trastornos del sueño. . Uno de los síntomas más comunes del bruxismo es la excesiva sensibilidad dental al cepillado o a los alimentos calientes o fríos, debido a que la pérdida de esmalte deja expuesta la dentina a los estímulos mecánicos o térmicos. .Dolor facial. .Fracturas dentales. . Rigidez muscular. . Hipertrofia de los músculos maseteros (que son los que se encargan de la masticación).  

Diagnóstico de bruxismo El paciente puede desconocer que sufre bruxismo, y normalmente lo descubre en una revisión dental rutinaria (a veces acude al dentista porque comienza a sentir un dolor agudo en la cara o el cuello), o porque alguna persona de su entorno (especialmente si duerme acompañado) capta el ruido que produce al rechinar los dientes y le advierte. La exploración clínica y un estudio radiográfico confirmarán el diagnóstico de bruxismo. Así, se considera que la primera sospecha la puede establecer el odontólogo al revisar los signos característicos de desgaste de la dentadura y la hipertrofia de los músculos maseteros, situados a ambos lados de la mandíbula y que son los encargados de apretar la dentadura. Deben quedar excluidos otras patologías que pudieran generar un desgaste dentario similar. O también, el uso de férulas de descarga pueden poner de manifiesto determinados signos característicos, una vez revisada tras su uso durante un período de tiempo. Por otro lado, los criterios clínicos han sido expuestos dentro de los síntomas, pero cabe recordar que el dolor en la masticación, el rechinar de dientes referido por alguna persona que convive con el afectado y las cefaleas matutinas suelen ser el hilo conductor que hace pensar al paciente o al especialista que se trata de bruxismo. En casos muy concretos se puede recurrir a algún método diagnóstico algo más complejo y que se realiza en centros médicos. Por un lado, la realización de un electromiograma de la musculatura masticadora puede demostrar tanto la intensidad como la frecuencia de eventos bruxistas durante el día y la noche. En los últimos años se han desarrollado incluso dispositivos portátiles para realizar estas mediciones en el ámbito domiciliario, aunque con un coste elevado. Finalmente, debe quedar reflejado que la prueba de máxima garantía para el diagnóstico del bruxismo es la polisomnografía, es decir, un registro combinado con audio y video de las fases del sueño, de la actividad eléctrica cerebral, actividad muscular de la cara y de los ojos, etcétera, que se realiza en el medio hospitalario y, por este motivo, queda relegada a determinados casos muy concretos.  

Tratamiento del bruxismo El tratamiento del bruxismo tiene por objeto disminuir el dolor y tratar de evitar que se produzca un daño dental irreversible. Algunas medidas que puede tomar el paciente para paliar los síntomas son: .Aprender técnicas de relajación que le ayuden a reducir el estrés y la ansiedad .Realizar ejercicios de estiramiento indicados por un fisioterapeuta para facilitar la recuperación del equilibrio muscular y articular de ambos lados de la cabeza. .Esforzarse por relajar los músculos faciales y las mandibulares durante el día, para intentar convertir esta acción en un hábito. .Combatir el insomnio instaurando unos buenos hábitos de higiene del sueño. .Masajear los músculos de cara, cuello y hombros para reducir la sensación dolorosa. .Evitar aquellos alimentos que resulten duros o de difícil masticación e hidratarse adecuadamente. .Aplicar calor húmedo. Para evitar o frenar el daño que se produce en los dientes y disminuir la sobrecarga muscular causada por el bruxismo, se utiliza un dispositivo conocido como férula de descarga, que cumple la misión de proteger la dentadura de la presión que ejerce el paciente cuando los aprieta y rechina. La férula está hecha de resina y es rígida, . Aunque la férula se suele colocar por la noche antes de dormir, se debe llevar también durante el día en caso de que sea necesario. El problema es que la férula no suprime el hábito del paciente de apretar los dientes y, al retirarla, vuelven las molestias. En ocasiones, en algunos pacientes con bruxismo es necesario realizar un tratamiento de ortodoncia para corregir los huesos y los dientes que están mal colocados. Lo ideal sería conseguir que la persona abandone el hábito. En algunos casos, el problema remite de manera espontánea pero, en aquellos que no es así, se hace imprescindible el uso continuado de la férula para minimizar los daños. Cuando los dientes se aprietan solo durante el día, es más fácil modificar el comportamiento del paciente pero, si el bruxismo es nocturno, resultará mucho más difícil de combatir. Se han probado métodos como la biorretroalimentación o la autohipnosis, con resultados diversos según la severidad del trastorno y la personalidad del paciente.    

Prevención del bruxismo Al tratarse este trastorno de un hábito involuntario, es difícil establecer medidas que ayuden a prevenir la aparición de bruxismo, excepto evitar la única causa conocida, es decir, el estrés. Un alto nivel de estrés o ansiedad durante el día puede desencadenar episodios de bruxismo durante la noche (e incluso durante el día). Por lo tanto, si el periodo de estrés se prolonga, hay que tomar medidas para disminuir o eliminar el problema antes de que provoque otros trastornos. Algunas opciones para intentar prevenir el bruxismo (al menos el nocturno) son: .Practicar algunos deportes que nos ayuden a liberar ese estrés y dormir más profundamente. .Evitar el consumo de café y otros excitantes horas previas a irnos a la cama. .Intentar tener momentos de descanso y relax entre las actividades más estresantes del día a día. .Buscar la manera de relajarnos antes de acostarnos, escuchando música tranquila por ejemplo. Un diagnóstico precoz es muy importante para evitar efectos secundarios y complicaciones del bruxismo, como el desgaste prematuro de los dientes.
0