Your address will show here +12 34 56 78
higiene dental, salud bucodental

El raspado dental es una técnica de cuidado dental que puede llegar a ser necesario después de haber pasado por un limpieza profesional.


Todos sabemos lo importante que resulta mantener una higiene dental diaria y estricta en nuestro hogar. La limpieza dental doméstica, para que sea completa, debería realizarse en 4 pasos. Un buen cepillado con pasta de dientes específica según el tipo de boca, enjuague con agua, hilo o cepillo interdental y enjuague con colutorio.


Pero además de la limpieza doméstica, es muy importante acudir una vez cada 6 meses o, como mínimo, una vez cada 12, al dentista. En tu centro odontológico te realizarán una limpieza más profunda. Esta limpieza elimina el sarro y las bacterias que se concentran en la boca y que pueden derivar en infecciones o trastornos dentales.


En ocasiones, por diferentes motivos, puede suceder que no se obtengan los resultados necesarios con la limpieza dental. Es entonces cuando tu odontólogo puede recomendarte un raspado. El raspado forma parte del denominado curetaje dental, que consiste en un raspado dental y en una segunda operación llamada alisado radicular.


A continuación te explicamos todos los detalles que debes saber sobre el curetaje dental.



¿Cuándo es necesario el curetaje dental?


El curetaje dental es un tratamiento que realiza el periodontista. El objetivo de esta técnica es eliminar la placa que se sitúa por encima y por debajo de las encías (sarro supra y subgingival).


Se trata de un procedimiento necesario cuando el sarro acumulado no ha podido eliminarse mediante la limpieza habitual. Si existe sarro bajo las encías, se produce una inflamación de las mismas y con ellas, enfermedades gingivales. Para mantener una buena salud bucodental es necesario eliminar este sarro.



¿En qué consiste exactamente el raspado dental?


El raspado dental consiste en raspar la superficie de la raíz de las piezas dentales para sanear tanto encías como dientes. Para ello, se utilizan unos instrumentos denominados  curetas.


El tratamiento se realiza normalmente en varias sesiones y con anestesia local, ya que puede resultar molesto. Habitualmente se divide la dentadura en 4 partes y se realiza sólo un cuadrante en cada sesión.


Mediante el curetaje se extrae el sarro no superficial, el que se encuentra oculto por las encías. El odontólogo puede acceder a la zona interna de las encías a través de las curetas.


¿Qué trastornos dentales se tratan mediante el curetaje dental?


El principal trastorno bucodental que soluciona el curetaje es la periodontitis.


La periodontitis es una inflamación de las encías, a veces por infección, y es la primera causa de pérdida de piezas dentales entre la población adulta.


Esta enfermedad gingival suele tener su origen en una limpieza deficiente. La falta de higiene provoca que se acumulen residuos en la base de los dientes, lo que provoca en primera instancia la gingivitis (inflamación de las encías). La gingivitis no tratada deriva en periodontitis.


Este transtorno ocasiona el deterioro de los tejidos blandos y del hueso que sostiene el diente. Por tanto, la periodontitis acaba dañando el soporte del diente. Esto supone que, si no se trata correctamente, la pieza empezará a tener holgura y movimiento conforme el deterioro aumente.


El problema de la periodontitis es que en muchas ocasiones no presenta una sintomatología clara hasta que los daños son irreparables. Por ello es muy importante acudir regularmente al dentista y detectar este tipo de problemas a tiempo para realizar un tratamiento que los frene.


Recuerda que Clínica López Quevedo somos tus dentistas en las Palmas. Si necesitas acudir al periodoncista o pasar tu revisión o higiene periódica, contáctanos. Te daremos toda la información que requieras sin ningún compromiso.

0

higiene dental, salud bucodental, Trastornos bucales

El sarro es una calcificación de la placa dental, que se va endureciendo y volviendo más oscuro. Si se acumula y hay un exceso, se convierte en una importante molestia. En esta entrada te vamos a explicar cómo eliminar el sarro dental.

Problemas por no eliminar el sarro dental

Si no vamos eliminando el sarro de nuestra boca de forma regular, se acumulará en exceso y se hará más duro. Su color pasa del blanco al amarillo y después al marrón. Se convierte también, por tanto, en un problema estético.

Pero además de resultar incómodo y antiestético, es importante eliminar el sarro dental porque puede ser fuente de otros problemas dentales. Entre estas afecciones estaría la inflamación y sangrado de encías, la peridontitis y la gingivitis.

También puede causar mal aliento y ser una fuente para la generación de caries, ya que debilita el esmalte dental.

 

¿Por qué se forman excesos de sarro?

El exceso de sarro suele estar vinculado a una higiene dental deficiente. Esto puede ser porque el cepillado no sea lo bastante frecuente o porque no se realice correctamente o el tiempo suficiente. También el hecho de no llegar a limpiar correctamente las zonas más inaccesibles genera acumulación de sarro. Esto hace que el sarro pueda llegar a acumularse incluso debajo de las encías.

Además de la falta de higiene, existen otros motivos que pueden generar excesos de sarro. Algunos de ellos serían:

Ph de la saliva. El PH de la saliva de cada persona influye en la formación del sarro. El ph inferior a 5 (ácido) genera unas condiciones positivas para que se adhiera la película bacteriana. Esto permite la formación de la placa.

Hábitos alimentarios. Existen alimentos que alteran el ph de la saliva, propiciando así la formación de sarro. Si quieres eliminar el sarro dental, evita las bebidas gaseosas y las alcohólicas, así como los alimentos altos en azúcares.

Consumo de tabaco. El tabaquismo es un hábito que influye negativamente en la salud bucodental en general. Más concretamente perjudica también a la dentadura propiciando la formación del sarro.

 

Ideas para eliminar el sarro dental

A nivel preventivo, lo ideal es esforzarse al máximo en el cepillado dental. Esto supone limpiar los dientes tras cada ingesta alimenticia. También usar hilo dental o cepillos interdentales para eliminar los posibles restos de comida que pudieran quedar entre los dientes. Es aconsejable también el uso de colutorio y pastas dentríficas fluoradas. Si además evitas picar entre horas, no tendrás que cepillarte tan a menudo.

Existen también algunos hábitos que ayudan a eliminar el sarro dental de manera más natural:

  1. Evita el tabaco. Aumenta el riesgo de enfermedad de las encías

  2. Evita el alcohol. Resulta muy irritante para la mucosa bucal

  3. Consume fruta. Las manzanas, comidas a bocados y sin pelar son grandes aliadas de la limpieza dental. Las fresas y el melón también ayudan. Hortalizas como el tomate o hierbas como el perejil y semillas como el sésamo también vienen bien para eliminar el sarro dental.

 

Limpieza profesional anual para eliminar el sarro dental

Una vez por año, es recomendable realizarse una limpieza en una clínica especializada. Esta limpieza no produce dolor y proporciona una higiene extra. Es la mejor manera de eliminar el sarro que no hayas podido remover con todos estos consejos.

Si el sarro está también bajo la encía, la limpieza estándar no será suficiente, y deberá completarse con un raspado y alisado radicular. Esta operación la realiza el periodoncista y para ello puede aplicar anestesia local.

Si resides en Las Palmas y necesitas tener el sarro bajo control, no dudes en visitarnos en Clínica López Quevedo. Nuestros dentistas en Las Palmas te asesorarán sobre qué recomendaciones son indicadas para tu caso concreto.

 

 

 

 

 

 

 

0