Your address will show here +12 34 56 78
Sin categoría, Tratamientos

La extracción de una muela del juicio es una intervención bastante común. En esta entrada te explicamos el porqué y también cómo es la recuperación.

Cómo se realiza la extracción de una muela del juicio

 

Es el odontólogo quien, tras realizar la revisión oportuna, deberá evaluar si las muelas del juicio pueden acabar ocasionando problemas y si es aconsejable su extracción:

Si la extracción es necesaria, se realizará de forma distinta según el estado de la muela.


  • Si la muela del juicio ya ha erupcionado, se extraerá mediante los métodos estandarizados. Es decir, el dentista aplicará anestesia local y la sacará con el instrumental habitual.
  • En cambio, si la muela del juicio no ha erupcionado o bien ha erupcionado parcialmente, la extracción será quirúrgica. Esto significa que se debe realizar una incisión en la encía para extraer la muela. Normalmente la anestesia será local también, aunque podría recurrirse a la anestesia general si fuera necesario.

Curas tras la extracción de una muela del juicio


Tras la extracción de las muelas del juicio, el proceso de recuperación total suele ser de una o dos semanas.


Después de la intervención es totalmente normal sentir dolor, no hay que preocuparse. También es habitual que la zona del corte sangre, incluso durante todo el primer día o más. Para controlar el sangrado, se utiliza una gasa, que debe apretarse durante los primeros 20 minutos. Esta gasa deberá irse substituyendo constantemente mientras continúe saliendo sangre.


Si el cirujano tuvo que suturar la incisión de la operación, habrá que eliminar los puntos una vez que la herida haya cicatrizado


Ocho consejos para la recuperación tras la extracción

 

A continuación os ofrecemos una serie de consejos para una mejor recuperación:

 

  1. Dolor: colocar hielo sobre la mandíbula ayuda a disminuir la sensación de dolor
  2. Descanso: usar almohada cuando se permanece tumbado. Esto hará que la cabeza se mantenga por encima del nivel de los pies
  3. Dieta: lo mejor es ingerir alimentos en forma líquida o blanda mientras la herida esté cicatrizando. No consumir productos con semillas, ya que podrían acumularse en la zona de la extracción y generar una infección.
  4. Higiene: prestar mayor atención a la higiene bucal, en especial a la de la zona donde se ha extraído la muela del juicio. Realizar enjuagues bucales con agua tibia y sal cada 2 o 3 horas: esto ayuda a la herida a cicatrizar. También se previenen infecciones
  5. Medicación: tomar antiinflamatorios, analgésicos o antibióticos, según haya prescrito el odontólogo
  6. Ejercicio físico: no realizar sobreesfuerzos o ejercicios de gran intensidad mientras dura el proceso de recuperación
  7. Tabaco: no fumar como mínimo durante las primeras 24 horas
  8. Líquidos: no beber líquidos a temperaturas demasiado elevadas


Síntomas tras la extracción de las muelas del juicio

Después de la intervención para la extracción de una muela del juicio, pueden darse una serie de trastornos. La mayor parte de estos síntomas son intrascendentes y duran poco tiempo. Sin embargo, ante cualquier síntoma preocupante, es mejor prevenir y realizar una consulta en el centro donde te han realizado la operación.


Los vemos a continuación:

  • Sensación de entumecimiento en la boca (sólo debería durar unas horas y tras la operación)
  • Fiebre (puede darse, aunque no es lo habitual)
  • Náuseas y/o vómitos (esto puede ser a causa de la anestesia)
  • Dolor de mandíbula, sequedad o agrietamiento en los labios (esto es por la posición con la boca abierta durante la operación)
  • Hematoma en el rostro: puede producirse un cambio de color en la piel de la mejilla, con apariciones de morados
  • Protuberancia en el lugar donde estaba la muela. Estos abultamientos suelen ser el hueso donde se encontraba insertada la muela del juicio. Si con el tiempo no disminuye el bulto o si molesta, podría hacer falta intervenir nuevamente para reducir dicha protuberancia.

Esperamos que esta información te haya sido de utilidad. Si resides en Las Palmas, puedes visitarte en Clínica López Quevedo y te ayudaremos con todo lo referente a tu salud bucodental. Contáctanos, te esperamos.  

0

Tratamientos

En este post te vamos a explicar qué es una endodoncia y cómo la practica tu odontólogo. Se trata de lo que de forma popular se conoce como “matar el nervio”.  También puede recibir el nombre de “tratamiento de conductos”.

Qué es una endodoncia

Para saber qué es una endodoncia hay que entender primero cuál es su utilidad. La endodoncia es un tratamiento que ofrece la posibilidad de mantener la pieza dental original y que produce muy buenos resultados.

Muchas veces, cuando tenemos un diente muy mal, pensamos que tendrá que extraerse. Si bien es el remedio más rápido, después genera otro problema: el de rellenar el espacio que ha quedado.

Por esto, debe siempre intentarse mantener la dentición original en la medida de lo posible. Las piezas dentales naturales son la opción más funcional y estética. La endodoncia, va a ser en muchas ocasiones la solución para tratar el diente dañado en su interior y mantenerlo.

 

Cuándo es necesaria una endodoncia

La endodoncia es necesaria en diferentes supuestos:

1. Siempre que una caries traspasa a la pulpa (tejido blando del interior de la pieza dental) y provoca una infección. En la pulpa se encuentran los vasos sanguíneos y los nervios.
2. Cuando el diente se ha roto a consecuencia de un golpe y se ha producido una lesión que causa dolor o hipersensibilidad.
3. Si la pieza requiere un tallado grande para colocar una corona o un puente.


Cómo se realiza una endodoncia

La endodoncia es la extracción de la pulpa del diente en su totalidad, a través de los conductos radiculares. Para ello se hace un agujerito en el esmalte o bien se aprovecha el que ha realizado la caries. Después, se limpian y sellan los conductos para que no haya nuevas infecciones. Más tarde se reconstruye la pieza dental con un empaste (y con una corona dental si es necesario). Normalmente se realiza en una única sesión. Aunque, según las circunstancias y el estado del diente, puede requerir dos o más intervenciones.

Actualmente, gracias a la anestesia local, la endodoncia es un procedimiento casi indoloro. Cuando termina la influencia de la anestesia, puede generar algunas molestias al masticar durante unos pocos días. Esto se debe a que los tejidos que envuelven el diente quedan algo inflamados tras la intervención.

 

Casos en que la endodoncia puede estar contraindicada

Si bien la endodoncia es un tratamiento seguro y preferible a la extracción, existen supuestos en que puede estar contraindicada. La Asociación Española de Endodoncia (AEDE), señala algunos:

1. Existencia de una fractura del diente en vertical
2. Desproporción entre la corona y la raíz de la pieza dental
3. Que haya una caries demasiado profunda que imposibilite la reconstrucción de la pieza dental
4. Si no hay un soporte periodontal suficiente

Existen también supuestos en que la endodoncia no funciona:

1. Si el diente estuvo infectado durante demasiado tiempo
2. Complejidad anatómica que impida el acceso total a la pulpa de la pieza dental
3. Cuando el empaste se desgasta y el diente se infecta de nuevo


Cómo evitar la endodoncia

La mejor forma de evitar una endodoncia o cualquier otro tratamiento odontológico, es la prevención. Una buena dieta, una correcta higiene dental y las revisiones anuales en tu dentista, son la mejor prevención.

Si resides en la zona, nuestros dentistas en las Palmas te pueden ayudar a mantener tu boca y tu dentadura en perfecto estado de salud. No dudes en contactarnos para cualquier revisión o tratamiento que puedas necesitar. En Clínica López Quevedo cuidaremos de tu sonrisa.

0

higiene dental, salud bucodental, Trastornos bucales

El sarro es una calcificación de la placa dental, que se va endureciendo y volviendo más oscuro. Si se acumula y hay un exceso, se convierte en una importante molestia. En esta entrada te vamos a explicar cómo eliminar el sarro dental.

Problemas por no eliminar el sarro dental

Si no vamos eliminando el sarro de nuestra boca de forma regular, se acumulará en exceso y se hará más duro. Su color pasa del blanco al amarillo y después al marrón. Se convierte también, por tanto, en un problema estético.

Pero además de resultar incómodo y antiestético, es importante eliminar el sarro dental porque puede ser fuente de otros problemas dentales. Entre estas afecciones estaría la inflamación y sangrado de encías, la peridontitis y la gingivitis.

También puede causar mal aliento y ser una fuente para la generación de caries, ya que debilita el esmalte dental.

 

¿Por qué se forman excesos de sarro?

El exceso de sarro suele estar vinculado a una higiene dental deficiente. Esto puede ser porque el cepillado no sea lo bastante frecuente o porque no se realice correctamente o el tiempo suficiente. También el hecho de no llegar a limpiar correctamente las zonas más inaccesibles genera acumulación de sarro. Esto hace que el sarro pueda llegar a acumularse incluso debajo de las encías.

Además de la falta de higiene, existen otros motivos que pueden generar excesos de sarro. Algunos de ellos serían:

Ph de la saliva. El PH de la saliva de cada persona influye en la formación del sarro. El ph inferior a 5 (ácido) genera unas condiciones positivas para que se adhiera la película bacteriana. Esto permite la formación de la placa.

Hábitos alimentarios. Existen alimentos que alteran el ph de la saliva, propiciando así la formación de sarro. Si quieres eliminar el sarro dental, evita las bebidas gaseosas y las alcohólicas, así como los alimentos altos en azúcares.

Consumo de tabaco. El tabaquismo es un hábito que influye negativamente en la salud bucodental en general. Más concretamente perjudica también a la dentadura propiciando la formación del sarro.

 

Ideas para eliminar el sarro dental

A nivel preventivo, lo ideal es esforzarse al máximo en el cepillado dental. Esto supone limpiar los dientes tras cada ingesta alimenticia. También usar hilo dental o cepillos interdentales para eliminar los posibles restos de comida que pudieran quedar entre los dientes. Es aconsejable también el uso de colutorio y pastas dentríficas fluoradas. Si además evitas picar entre horas, no tendrás que cepillarte tan a menudo.

Existen también algunos hábitos que ayudan a eliminar el sarro dental de manera más natural:

  1. Evita el tabaco. Aumenta el riesgo de enfermedad de las encías

  2. Evita el alcohol. Resulta muy irritante para la mucosa bucal

  3. Consume fruta. Las manzanas, comidas a bocados y sin pelar son grandes aliadas de la limpieza dental. Las fresas y el melón también ayudan. Hortalizas como el tomate o hierbas como el perejil y semillas como el sésamo también vienen bien para eliminar el sarro dental.

 

Limpieza profesional anual para eliminar el sarro dental

Una vez por año, es recomendable realizarse una limpieza en una clínica especializada. Esta limpieza no produce dolor y proporciona una higiene extra. Es la mejor manera de eliminar el sarro que no hayas podido remover con todos estos consejos.

Si el sarro está también bajo la encía, la limpieza estándar no será suficiente, y deberá completarse con un raspado y alisado radicular. Esta operación la realiza el periodoncista y para ello puede aplicar anestesia local.

Si resides en Las Palmas y necesitas tener el sarro bajo control, no dudes en visitarnos en Clínica López Quevedo. Nuestros dentistas en Las Palmas te asesorarán sobre qué recomendaciones son indicadas para tu caso concreto.

 

 

 

 

 

 

 

0

salud bucodental

Queremos sonreír y mostrar unos dientes y boca sana. Este es un gesto que además es beneficioso para la salud. Por eso, en este post y en nuestra clínica te ayudamos a conseguirlo.

Para tener una boca sana siempre hay que empezar por la higiene bucal, lo cual es importante fomentar desde temprana edad.

 

¿Cómo tener una boca sana?

Lo primero que hay que hacer es cepillarse los dientes luego de cada comida. Algunos expertos recomiendan al menos tres veces al día. Esto evitará la acumulación de suciedades que aumenten el riesgo de manchas en los dientes.

La aparición del flúor en los dientes también se evita con cada cepillado adecuado. Para obtener los mejores resultados de una boca sana se debe usar el cepillo dental ideal y cambiarlo cada tres meses.

No sólo hay que limpiar los dientes, hay que tener en cuenta las encías, la lengua y el paladar. En la lengua se acumulan restos de alimentos y bacterias que provocan el mal aliento. ¡Seguro que esto no lo querrás en tu boca!

 

Otros factores

Para las personas que fuman, lo que se recomienda es evitar el tabaco, puesto que es uno de los principales causantes de las manchas negras y amarillas en los dientes y del mal aliento.

El tabaco genera una vasoconstricción en las encías y esto dificulta la lucha contra las bacterias.

La alimentación también juega un papel importante en el mantenimiento de una boca sana.

Para evitar las manchas en el esmalte hay que controlar el consumo de té y café. Por otro lado, si presenta desgaste, será necesario el bajo consumo de bebidas carbonatadas.

 

Los pasos para mantener una boca sana vienen junto al estilo de vida y una buena higiene. De esta manera no solo tendrás una boca sana, sino que evitarás otras enfermedades. Si quieres ampliar esta información, no dudes en contactar con nuestro equipo de la Clínica López Quevedo.
0

Clínica López Quevedo
En un artículo anterior, “Consejos a tener en cuenta estas Navidades” , ya comentábamos que, con las celebraciones , cometemos algunos excesos y cambios en nuestra rutina diaria que pueden repercutir en nuestra salud dental. Es inevitable: cambios en la dieta, más comidas fuera de casa (y cierta relajación en los hábitos de higiene dental), más dulces, más alcohol del habitual, turrones duros y mariscos que pueden ocasionar roturas en las piezas dentales y destrozar los empastes… Es por eso que, a partir de Enero, no sólo tenemos que poner remedio a esos kilitos adquiridos con tantas comidas y cenas copiosas, también debemos esforzarnos por recuperar cuanto antes nuestros buenos hábitos y plantearnos visitar a nuestro dentista para comprobar que esos excesos navideños no hayan ocasionado problemas en nuestros dientes y encías. Además, puede ser un buen momento para marcar el calendario anual de revisiones periódicas para toda la familia. Desde Clínica Dental López Quevedo queremos ayudarte a comenzar el año de forma saludable. Ven a visitarnos y recuerda que la prevención es el aliado perfecto para disfrutar de una boca sana.
0