Your address will show here +12 34 56 78
higiene dental, Salud bucodental infantil, Trastornos bucales

Se denomina caries del biberón a la caries que afecta a los bebés que están desarrollando sus primeros dientes. Lo habitual es que no nos preocupemos de la salud dental de los bebés, porque pensamos que es pronto para estas cosas. Pero la realidad es que la caries en bebés es un fenómeno mucho más común de lo que pensamos.


Objetos cotidianos en la vida de los bebés, como los biberones o los chupetes que contienen sustancias cariogénicas, contribuyen a generar caries en los pequeños.


Habitualmente nos preocupamos de la salud bucodental cuando somos adultos, pero pensamos que no es tan importante en los niños porque, en el futuro, habrán de cambiar los dientes. Sin embargo, la caries puede afectar no sólo a los niños, sino también a los bebés. Y se trata de un trastorno que puede ser fuente de otros problemas. Es por ello que es importante conocerlo y prevenirlo. Desde Clínica López Quevedo, tus dentistas en Las Palmas, vamos a darte algunas claves para que estés informado y pongas los medios de prevención a tu alcance.


Causas de la caries del biberón


La caries del biberón es una clase de caries infantil que se produce a causa del contacto de las piezas dentales de los bebés con los alimentos que contienen azúcares. Algunos alimentos con azúcares son la leche y los jugos de frutas, entre otros. Los azúcares de los alimentos se adhieren a los dientes y encías y es lo que provoca la aparición de placa, desmineralización y caries.


Algunos de los agentes causantes de caries del biberón son:

-Falta de limpieza oral
-Predisposición genética
-Consumo de azúcares
-Exceso de carbohidratos
-Picoteo entre horas

Dientes de leche ¿Por qué cuidarlos si son provisionales?


Los dientes hay que cuidarlos desde que erupcionan, independientemente de si son permanentes o de leche.


Esto es de vital importancia, ya que las caries y otros trastornos en las piezas primigenias acarrean molestias relacionadas.

Algunos trastornos que tienen su fuente en problemas dentales son, por ejemplo, irregularidades en la pronunciación o dicción al hablar. También puede ocasionar una mordida insuficiente, que provoca deficiencias nutritivas. Pero el problema de mayor gravedad es que una incorrecta salud oral genere un mal desarrollo o malformaciones que estropeen las piezas definitivas.


Por otro lado, educar en el cuidado de los dientes desde bebés, genera un hábito de higiene de cara a futuro.


Prevención de las caries en bebés


Además de lo expuesto hasta ahora, vamos a ofrecerte algún otro consejo para evitar la caries del biberón.


En primer lugar, es indispensable cepillar los dientes de la criatura, desde su erupción. Para ello hay instrumentos creados de forma específica para cada etapa de crecimiento. Los describimos a continuación:

-Guantes especiales o dedales de silicona. Es lo que se utiliza en primer lugar, cuando recién están erupcionando los dientes. Estos instrumentos llevan una cerdas muy suaves, especiales para la boquita del bebé. En su defecto, se puede utilizar también una gasita húmeda.

-Cepillos para niños. Cuando la criatura haya crecido un poco y esté acostumbrada a la higiene oral, puede empezar a usar un cepillos específico para niños. Estos son un algo más pequeños y suaves y los mangos también están adaptados para que puedan sostenerlos ellos mismos.

En cuanto a la pasta de dientes, no hay que abusar. Como mínimo, hasta los 3 años de edad, no habrá que utilizar más cantidad que la que corresponde al tamaño de un grano de arroz. La concentración de flúor deberá ser de mil por millón.


Superados los tres años de edad, la concentración de flúor puede aumentar, así como la cantidad de pasta, hasta la correspondiente al tamaño de un guisante.


Respecto a la alimentación, se ha demostrado que es importante que no haya carencias de vitamina D. Varios estudios han concluido que unos niveles correctos de esta vitamina reducen la incidencia de caries a la mitad.


Para detectar la caries del biberón, se pueden realizar pequeñas exploraciones buscando signos, como manchas oscuras o blancas en los dientes.


Desde el primer año de vida, se recomienda realizar visitas con el odontopediatra. Si necesitas visita para tu hijo o para ti, puedes solicitarla aquí. En Clínica López Quevedo, tu dentista en Las Palmas, cuidamos de la salud bucodental de toda tu familia. Te esperamos.

0

Salud bucodental infantil

Aprender a cuidar los dientes de tu bebé se debe considerar incluso antes de que los primeros aparezcan, esto quiere decir que las madres tienen que tomar en cuenta una adecuada alimentación e ingesta de medicinas para no dañar los dientes de sus pequeños.

La mayoría de los niños tienen sus primeros dientes visibles entre los 6 y 12 meses. Se trata de los incisivos centrales inferiores. Entonces no será necesaria una estricta limpieza como en el caso de los adultos, es decir, el cepillado, el uso del hilo dental y de enjuagues bucales no son necesarios, al menos que el niño tenga alguna enfermedad bucal.

 

Recomendaciones para cuidar los dientes de tu bebé

Aun cuando los primeros dientes del niño son temporales o de leche, estos no son libres de contraer caries o infecciones. Así que es recomendable estar informado acerca de las etapas de desarrollo de tu bebé para ir implementando el cuidado necesario.

La primera recomendación es visitar al dentista para consultar acerca del uso del flúor o crema dental para bebés. Aunque te podemos adelantar que hay que evitar el uso del flúor, porque los niños tienden a tragarse la crema dental o el enjuague bucal, ocasionando un aumento de la cantidad de flúor que puede tener el cuerpo.

Si los dientes de tu bebé no han aparecido, puedes empezar por limpiar las encías con una gasa húmeda, al menos dos veces al día.

Cuando empiecen a aparecer los primeros incisivos, la manera de cuidar los dientes de tu bebé será con un cepillo de cerdas blandas y cepillarlos suavemente y con agua.

Es recomendable no dejar que tu bebé se quede dormido mientras lo amamantas o con el biberón en la boca, porque esto aumenta el riesgo del desarrollo de bacterias. Por último, no compartas los cubiertos, tazas, vasos y demás utensilios contigo o con otras personas, esto también ayudará a disminuir el contagio de enfermedades bucales.

 

Ser madre no es fácil y seguro que no lo sabes todo acerca de tu bebé. Los especialistas serán quienes te ayudarán con los consejos más prácticos para cuidar los dientes de tu bebé.

En la Clínica López Quevedo, nuestro equipo de odontopediatría te podrá ayudar. Visítanos en la calle Francisco Gourié, 40, Las Palmas de Gran Canaria, Las Palmas. O llámanos a los teléfonos 928 36 75 75 / 601 20 81 71 y con gusto te atenderemos.

0

Clínica López Quevedo
Sabiendo que la erupción del primer diente no tiene una fecha concreta, si podemos hablar de épocas aproximadas de la aparición de los dientes temporales:

thumbnail_dientes-clinica-1200

Durante todo este proceso se producen leves malestares y cierta incomodidad en el niño, es natural que sus encías se hinchen, luego se rompan y se inflamen, e incluso fiebre o un pequeño aumento en su temperatura corporal. Aparte del dolor y de las molestias, los bebés también presentan dificultades para conciliar el sueño y suelen tener menos apetito a la hora de comer. Te mostramos algunos consejos para aliviar el dolor: – Frota las encías con la yema de un dedo limpio para poder calmarle. – Compra mordedores específicos para la dentición – Ofrecerle algo frío: algo líquido (que no esté endulzado), un pañuelo frío o incluso el chupete, puedes introducirlo en la nevera. ¿Cómo debo cuidarlos? La higiene bucodental debe iniciar desde los primeros meses de vida. Podemos comenzar con una gasa humedecida con suero salino, la pasaremos por las encías y los primeros dientes. El cepillo dental aparecerá a partir de los dos o tres años de edad, siendo éstos específicos para niños, el objetivo será adquirir el hábito de su uso, más que la limpieza en sí. Entre los 30-36 meses de edad habrán erupcionado todos los dientes temporales. Ya que aún el niño es muy pequeño para controlar su higiene y eliminar los microbios de la placa bacteriana o el sarro de sus dientes, sus padres juegan un papel muy importante, supervisando y ayudando hasta que tenga la suficiente edad para controlar el cepillo dental, haciendo suaves movimientos de la raíz a la punta y en forma circular para no dañar las encías. La aparición de las caries es común en los dientes de leche, es importante no abusar de los productos endulzados ya que corremos el riesgo a volverlo propenso a desarrollar este tipo de patología. Cuando ésto se descuida, puede aparecer dolor, inflamación del nervio y hasta la pérdida de la pieza dental. Así como problemas de posición y espacio para los futuros dientes definitivos. Es muy importante que los padres no desatiendan éste problema pensando que, por no ser el diente permanente, no vale la pena acudir al odontólogo. Debemos acudir desde las primeras erupciones, para ir controlando el estado del niño y poder resolver cualquier duda que se tenga. Si no se combate la caries ni se adquieren hábitos de higiene, es probable que ésta patología se repita en edad adolescente o en edad adulta.  ¿Y los dientes permanentes? Los niños experimentarán dos periodos de cambio más. Estos son: Entre los 6 y 8 años de edad: aparición del primer molar permanente, justo detrás de las muelas de leche. Éste no sustituye a ninguno por lo que podrá pasar desapercibida para los padres. Entre los 10 y 12 años de edad: aparición del segundo molar permanente. Es importante que el odontólogo supervise todo el proceso de cambio ya que los dientes de leche son una guía adecuada para los dientes permanentes. Las visitas deben ser cada 6 meses, pudiendo corregir hábitos de higiene y cualquier problema que pueda surgir.
0