Your address will show here +12 34 56 78
dientes blancos

El blanqueamiento dental es uno de los tratamientos dentales más demandados. Junto a la ortodoncia, te ayuda a lucir una sonrisa perfecta. Esto permite a muchas personas superar complejos y sonreír de manera natural, sin esconder su boca al hacerlo.


A continuación, desde Clínica López Quevedo, tu dentista en Las Palmas, respondemos algunas dudas sobre el blanqueamiento dental.


¿Dónde puedo acudir para recibir un blanqueamiento dental?

En primer lugar, debes saber que el blanqueamiento dental es un tratamiento odontológico. Es decir, se trata de un proceso que debe llevar a cabo un profesional de la odontología. No es algo simplemente estético y puede ser peligroso realizarlo de forma casera. Tampoco es recomendable acudir a centros estéticos donde no haya profesionales odontólogos.


Además, el procedimiento requiere de estudios previos para que no ponga en peligro la salud buco-dental. Hay que descartar riesgos gingivales y dentales. También habrá que decidir qué tipo de tratamiento es el más recomendable según el paciente.


Si resides en Las Palmas, puedes acudir a Clínica López Quevedo. Te informaremos de todo y realizaremos los estudios pertinentes para ofrecerte la mejor solución personalizada. Puedes solicitar tu cita con tu odontólogo en Las Palmas aquí.


¿Cuánto tiempo duran blancos los dientes tras el tratamiento?

Los efectos del tratamiento tienen una duración de más de año y medio. Sin embargo, transcurrido ese tiempo, los dientes pueden volver a oscurecerse.


El tiempo de duración de los efectos del blanqueamiento dental, dependerá en gran parte de las costumbres del paciente. Sin embargo, independientemente de los hábitos de vida, con el tiempo los dientes cambian siempre su color.


Por otro lado, estos tratamientos no son eficaces con absolutamente todos los tipos de manchas. Para aquellas que el blanqueamiento no puede eliminar, existe la posibilidad de aplicar carillas para taparlas. De esta manera, el resultado será perfecto.


Por último, para que el resultado sea más perdurable, se pueden tomar medidas y tratamientos posteriores al blanqueamiento. Tu dentista te informará sobre qué consejos seguir en función de tu historial.


¿Qué tipos de blanqueamientos dentales existen?

Hay distintas clases de blanqueamiento dental, según la técnica que se utilice. Te los explicamos para que tengas información de las posibilidades que existen. Sin embargo, deberá ser tu odontólogo quien te asesore sobre el tratamiento que más te conviene.



Blanqueamiento dental que se aplica en casa

Este blanqueamiento se aplica en casa. Sin embargo, el diagnóstico, material y seguimiento, lo debe llevar a cabo un dentista profesional. Para blanquear los dientes se utiliza un gel blanqueador que se aplica a través de unas férulas. Estas férulas se fabrican especialmente y a medida del paciente. La persona debe llevarlas puestas durante el tiempo que aconseje su odontólogo.


Fotoactivación

La principal ventaja de este tratamiento es que sus efectos son casi inmediato. Se realiza en consulta mediante la aplicación del gel de blanqueamiento con una protección especial. Después, el dentista aplica tecnología por luz para activar el tratamiento.


Blanqueamiento dental interno

Es aquel blanqueamiento que se realiza para recuperar el color de los dientes tras una endodoncia. Requiere de varias sesiones en la clínica dental.


Como te decíamos, la elección de uno u otro tratamiento o la posible combinación de más de uno de ellos, debe basarse en el consejo de tu odontólogo. Para ello, consulta a tu clínica dental en Las Palmas lo antes posible y empieza a lucir la sonrisa perfecta. ¡Te esperamos!

0

blanqueamiento dental, estética dental, perdida de esmalte dental, Tratamientos

Las carillas dentales son unas delgadas películas que se usan para cubrir la parte delantera de los dientes. El objetivo es puramente estético. Estas láminas sirven para cubrir las manchas o daños en las piezas dentales.

Se trata de un tratamiento dental estético de gran éxito entre los pacientes, ya que se obtienen unos magníficos resultados de forma inmediata. Sin embargo, en ocasiones, el paciente tiene dudas respecto a qué material elegir. Existen dos posibilidades: cerámica o porcelana y composite.

A continuación te vamos a explicar las características de cada uno de estos materiales.

 


Carillas dentales de composite

Las carillas de composite, normalmente quedan de un color más similar al natural de la dentadura que las de porcelana. Es por esto que habitualmente se recomiendan para pequeñas modificaciones. Por ejemplo, para subsanar pequeños defectos en la forma o color de un sólo diente. Para ello se realiza un leve pulido de la pieza dental. O también cuando la reparación de la pieza dental es parcial y sólo hay que cubrir una pequeña porción del diente. Esto sucede a menudo tras un tratamiento de ortodoncia.

Este tipo de carillas están fabricadas con una resina estética muy similar a la utilizada para efectuar un empaste. Es un material más económico que la cerámica, pero también su calidad y durabilidad es algo inferior. Con el tiempo, puede llegar a colorearse o perder lustre, lo que hará necesarias visitas de mantenimiento.

En contrapartida, como se confeccionan sobre el diente, suele bastar una única sesión para ello. Por tanto, es más fácil y económica su reparación o sustitución.  Otra ventaja es que, al no tallarse el diente para ponerla, se puede extraer y dejar la pieza dental en su estado original.

 


Carillas dentales de cerámica o porcelana

Si la dentadura está bastante deteriorada y el paciente requiere la colocación de carillas en más de un diente, aconsejamos las de cerámica. Se recomiendan estas por que son mucho más fuertes, sólidas, resistentes al tiempo y también más bonitas a nivel estético.  

Cuando la dentadura se encuentra muy amarillenta u oscurecida también recomendamos las carillas de porcelana. También cuando hay varias piezas fracturadas o astilladas, o cuando existe separación entre los dientes. Con estas carillas también se pueden corregir faltas de espacio, o dientes con mala colocación, torcidos o con mucha desigualdad.

Las carillas dentales de cerámica también sirven para corregir la llamada “sonrisa alta” o “dientes cortos”. Esto sucede cuando una persona muestra mucha encía al sonreír. Otros problemas estéticos que podemos solventar con las carillas de cerámica son el diastema, los dientes desalineados y las manchas provocadas por la toma de medicamentos como la tetraciclina.

El material con el que están fabricadas estas carillas resulta más costoso que el composite. En contrapartida, tienen un efecto estético más logrado y también son más perdurables. Por otro lado protegen los dientes y conservan su brillo y color por más tiempo.

 


Colocación de las carillas dentales en Las Palmas

Para colocar las carillas de composite, suele bastar con una visita al odontólogo. Como se realizan directamente por el dentista en su consulta, puede ser suficiente una visita para su elaboración y colocación.


Sin embargo, las carillas de porcelana no se confeccionan directamente sobre el diente en una sesión como sucede con las de composite. Requieren de una fabricación precisa en laboratorio. Es por ello que se hace necesaria más de una visita al odontólogo para su colocación.


Si estás considerando realizar un tratamiento estético con carillas dentales en Las Palmas, no dudes en consultarnos. En Clínica López Quevedo, tu dentista en Las Palmas, conseguiremos que luzcas la sonrisa que deseas. Pide cita hoy mismo. Te esperamos.

0

blanqueamiento dental, Clínica López Quevedo, estética dental

Últimamente proliferan en internet los remedios caseros para prácticamente todo. Entre estos, como no, se encuentra el blanqueamiento dental casero. Obviamente, puede resultar muy atractiva la posibilidad de realizarte un tratamiento sin salir de casa y de forma muy económica. Pero, ¿se trata de métodos seguros para tu salud dental? En Clínica López Quevedo te lo explicamos.

Blanquear tus dientes no es un procedimiento sencillo, ni resulta totalmente seguro con cualquier método o producto. Cuando alguien te aconseja un blanqueamiento dental casero, es probable que no te esté hablando de los efectos secundarios que conlleva. A continuación, vamos a comentar las diferentes opciones caseras y sus inconvenientes.

 

Blanqueamiento dental casero: métodos y riesgos


En primer lugar, encontramos el blanqueamiento dental casero pseudo-profesional. Es decir, los que ofrecen peluquerías y esteticistas. Estos centros de estética usan diferentes substancias blanqueadoras que pueden ser las mismas que utilizaría un odontólogo. Sin embargo, al no ser profesionales de la salud, no pueden usar proporciones altas de esas substancias. En consecuencia, los efectos suelen ser mínimos o inexistentes.

Lo mismo sucede con las pastas blanqueadoras para uso doméstico. Es posible que no produzcan ningún daño, pero tampoco ningún beneficio.

En otras ocasiones, los productos que se utilizan son efectivos, pero porque tienen un efecto “abrasivo”. En ese caso, lo que hacen es retirar capa de esmalte, y al salir el de abajo, se ve el diente más blanco. Pero esto es muy desaconsejable, ya que el esmalte es protección para las piezas dentales, y jamás se recupera de nuevo. Además, al quedar la dentadura más desprotegida, puede emerger la sensibilidad dental.

Por otro lado, podemos encontrar también toda una serie de “remedios de la abuela” para realizar un blanqueamiento dental casero. Para ello, diferentes fuentes recomiendan todo tipo de productos que se encuentran habitualmente en las despensas o botiquines domésticos. Sería el caso del bicarbonato, el vinagre, el limón, etc. Sin embargo, por comunes que puedan ser estos productos, no dejan de resultar nocivos si su uso es inadecuado. Igual que sucede con los tratamientos de los que hemos hablado anteriormente, un abuso puede suponer la destrucción del esmalte. Además, los resultados serán realmente inapreciables en comparación con un tratamiento odontológico.

 

Blanqueamiento dental profesional vs blanqueamiento dental casero

 

Ante todo, si se quiere realizar un blanqueamiento, es necesario acudir a un odontólogo que realice un diagnóstico. Éste debe trabajar en un centro dental homologado. Los materiales deben ser de uso médico y su utilización autorizada en la Unión Europea. Con los riesgos que implica el blanqueamiento dental casero, lo más adecuado es acudir a un profesional.

Lo primero que hará tu dentista es valorar tu tipo de esmalte, si es más o menos permeable, de lo que dependerá la sensibilidad de los dientes. También tendrá que analizar si tu estilo de vida es compatible con un tratamiento de este tipo. Si eres fumador o consumes café o té en exceso, es posible que a largo plazo el blanqueamiento no sea efectivo. Por último, tu odontólogo valorará si existen problemas de encías, ya que de ser así podrías sufrir hipersensibilidad.  

En conclusión, si deseas blanquear tu sonrisa, lo mejor es realizarte un tratamiento en una clínica odontológica profesional. Además, deberás mantener o incorporar hábitos de vida y alimenticios que sean inocuos para el color de tus dientes. Si vives en Las Palmas, nuestros dentistas en Clínica López Quevedo estarán encantados de asesorarte. Con nuestros tratamientos profesionales, podrás lucir la sonrisa más blanca.

0