Your address will show here +12 34 56 78
higiene dental, Salud bucodental infantil, Trastornos bucales

Se denomina caries del biberón a la caries que afecta a los bebés que están desarrollando sus primeros dientes. Lo habitual es que no nos preocupemos de la salud dental de los bebés, porque pensamos que es pronto para estas cosas. Pero la realidad es que la caries en bebés es un fenómeno mucho más común de lo que pensamos.


Objetos cotidianos en la vida de los bebés, como los biberones o los chupetes que contienen sustancias cariogénicas, contribuyen a generar caries en los pequeños.


Habitualmente nos preocupamos de la salud bucodental cuando somos adultos, pero pensamos que no es tan importante en los niños porque, en el futuro, habrán de cambiar los dientes. Sin embargo, la caries puede afectar no sólo a los niños, sino también a los bebés. Y se trata de un trastorno que puede ser fuente de otros problemas. Es por ello que es importante conocerlo y prevenirlo. Desde Clínica López Quevedo, tus dentistas en Las Palmas, vamos a darte algunas claves para que estés informado y pongas los medios de prevención a tu alcance.


Causas de la caries del biberón


La caries del biberón es una clase de caries infantil que se produce a causa del contacto de las piezas dentales de los bebés con los alimentos que contienen azúcares. Algunos alimentos con azúcares son la leche y los jugos de frutas, entre otros. Los azúcares de los alimentos se adhieren a los dientes y encías y es lo que provoca la aparición de placa, desmineralización y caries.


Algunos de los agentes causantes de caries del biberón son:

-Falta de limpieza oral
-Predisposición genética
-Consumo de azúcares
-Exceso de carbohidratos
-Picoteo entre horas

Dientes de leche ¿Por qué cuidarlos si son provisionales?


Los dientes hay que cuidarlos desde que erupcionan, independientemente de si son permanentes o de leche.


Esto es de vital importancia, ya que las caries y otros trastornos en las piezas primigenias acarrean molestias relacionadas.

Algunos trastornos que tienen su fuente en problemas dentales son, por ejemplo, irregularidades en la pronunciación o dicción al hablar. También puede ocasionar una mordida insuficiente, que provoca deficiencias nutritivas. Pero el problema de mayor gravedad es que una incorrecta salud oral genere un mal desarrollo o malformaciones que estropeen las piezas definitivas.


Por otro lado, educar en el cuidado de los dientes desde bebés, genera un hábito de higiene de cara a futuro.


Prevención de las caries en bebés


Además de lo expuesto hasta ahora, vamos a ofrecerte algún otro consejo para evitar la caries del biberón.


En primer lugar, es indispensable cepillar los dientes de la criatura, desde su erupción. Para ello hay instrumentos creados de forma específica para cada etapa de crecimiento. Los describimos a continuación:

-Guantes especiales o dedales de silicona. Es lo que se utiliza en primer lugar, cuando recién están erupcionando los dientes. Estos instrumentos llevan una cerdas muy suaves, especiales para la boquita del bebé. En su defecto, se puede utilizar también una gasita húmeda.

-Cepillos para niños. Cuando la criatura haya crecido un poco y esté acostumbrada a la higiene oral, puede empezar a usar un cepillos específico para niños. Estos son un algo más pequeños y suaves y los mangos también están adaptados para que puedan sostenerlos ellos mismos.

En cuanto a la pasta de dientes, no hay que abusar. Como mínimo, hasta los 3 años de edad, no habrá que utilizar más cantidad que la que corresponde al tamaño de un grano de arroz. La concentración de flúor deberá ser de mil por millón.


Superados los tres años de edad, la concentración de flúor puede aumentar, así como la cantidad de pasta, hasta la correspondiente al tamaño de un guisante.


Respecto a la alimentación, se ha demostrado que es importante que no haya carencias de vitamina D. Varios estudios han concluido que unos niveles correctos de esta vitamina reducen la incidencia de caries a la mitad.


Para detectar la caries del biberón, se pueden realizar pequeñas exploraciones buscando signos, como manchas oscuras o blancas en los dientes.


Desde el primer año de vida, se recomienda realizar visitas con el odontopediatra. Si necesitas visita para tu hijo o para ti, puedes solicitarla aquí. En Clínica López Quevedo, tu dentista en Las Palmas, cuidamos de la salud bucodental de toda tu familia. Te esperamos.

0

Salud bucodental infantil

En este post queremos explicarte la mejor forma de enseñar a cepillarse los dientes correctamente a los niños, cómo elegir el cepillo más adecuado para ellos y algunos consejos prácticos para que esta tarea sea exitosa en cualquier hogar. Así pues, manos a la obra, prepárate para conocer lo más importante del cepillado dental en los niños.

 

Todos sabemos que los niños aprenden imitando y si ven en casa que los mayores tienen la sana costumbre de cepillarse los dientes antes de irse a dormir y después de cada comida, es más que probable que ellos quieran también hacerlo. Por eso, no sólo es importante enseñarles a cepillarse los dientes correctamente sino también, motivarles para que lo hagan, primero como si fuera un «juego de mayores» y después como un hábito esencial en el día a día.

 

Muchos pacientes nos preguntan en nuestra consulta que cuál es la edad ideal para que los niños empiecen a cepillarse los dientes. Nosotros siempre es decimos lo mismo: «Desde que el niño empieza a tener dientes es un buen momento». No a todos los niños les salen los dientes a la misma edad, pero podríamos decir que por norma general hacia los dos años, cuando el niño ya tiene la mayoría de las piezas dentales, es bueno que aprenda a usar el cepillo dental y comienza a tener destreza con sus manos, aunque requiera ayuda de sus padres.  A los tres años ya puede empezar a dominar la técnica pero siempre es conveniente la supervisión de un adulto. Poco a poco irán adquiriendo mayor autonomía.

 

¿Cómo debe ser el primer cepillo de dientes de un niño?

Nosotros recomendamos que le primer cepillo de dientes tenga las cerdas finas, abundantes y con las puntas redondeadas. Así se evita que se ocasionen heridas en las encías. Pero si las cerdas son muy blandas no arrastran toda la placa bacteriana, así que debe ser de media consistencia.

 

Necesitamos que le niño considere esta experiencia como divertida y atractiva, por eso si el cepillo tiene algún diseño infantil, colores llamativos o incluso la imagen de su superhéroe favorito, algunos tienen luz y sonido, seguro que será menos reacio a utilizarlo todos los días.

 

Es muy importante que cuente con un mango gordo, pues al niño le será mucho más fácil su uso, ya que sus manos aún no cuentan con toda la destreza necesaria. Si no encuentras un cepillo de mango gordo, siempre puedes añadirle un corcho o plastilina y aumentar así el diámetro del mango.

 

Recuerda que la vida útil de un cepillo de dientes nunca debe superar los 3 meses. En el caso de los niños sucede lo mismo. Así que piensa que al menos deberá usar como mínimo 4 cepillos al año. Con esta idea puedes inventarte un juego en el que recibimos a cada estación con una pequeña ceremonia en la que estrenamos un cepillo de dientes. Eso lo recordarán para toda la vida.

 

Consejos para que el niño aprenda a cepillarse los dientes correctamente

A los niños más pequeños les cuesta escupir, incluso ni saben, por lo que es muy frecuente que se traguen el dentífrico. Por lo tanto, las primeras veces puedes hacer que se cepillen sin ninguna pasta de dientes y poco a poco ir introduciéndole el uso de pasta dental infantil que es más suave para ellos.

 

Colócale delante del lavabo una banqueta o un pequeño taburete en el que se pueda subir y reflejarse en el espejo. Primero, esto le será más divertido, y segundo, podrá ir viendo por qué zonas debe cepillarse.

 

Es recomendable que le enseñes a seguir siempre el mismo orden, sin olvidar la parte externa, la interna y la horizontal. Dependiendo de la edad del niño, por ejemplo a partir de los 5 años, puedes ir diciéndole los nombres delas diferentes piezas dentales y poco a poco se las irá aprendiendo. El saber no ocupa lugar 🙂

 

Es importante no saltarse ningún paso y que siempre lo hagas en el mismo orden. Así será más fácil de aprenderlo. Por ejemplo, se lo puedes explicar como un juego frente al espejo: primero hay que sacar la lengua, después abrir mucho la boca y tercero usar el cepillo dentro de ella, empezando por los incisivos y terminando por los molares.

 

Acostumbra al niño a no comer nada después de cepillarse los dientes. Y si es necesario que un día se quede con un pelín de hambre no pasa nada. Te servirá para reforzar la idea de que una vez que la boca ya está limpia no podemos ensuciarla de nuevo y si lo haceos, volveremos a repetir el proceso de cepillado.

 

Hay que dejarles que lo intenten, incluso con algo de pasta con flúor, aunque papá y mamá les ayuden. Es importante explicarles cómo deben hacerlo bien, pero no prenteder que lo hagan como un adulto desde el primer día. Necesitarás mucha paciencia y constancia, para expicarles que el cepillo debe ir de arriba abajo, por delante y por detrás de cada pieza,  y que también deben cepillarse la lengua. Aunque al principio no sigan las instrucciones al pie de la letra, poco a poco irán aprendiendo a hacerlo.

 

Si además, los padres suelen utilizar un colutorio para realizar un enjuague bucal y el niño quiere imitar a los adultos, mejor que mejor. Existen en el mercado colutorios infantiles más suaves de sabor. Y si se acostumbra a esta práctica de enjuague bucal, contará siempre con una higiene bucal más completa.

 

Algunos trucos divertidos para que los niños se cepillen los dientes como un juego

  •  Límpiate los dientes con él para que vea cómo hay que hacerlo y vete dándole pequeñas indicaciones
  •  Un día, puedes dejarle a él que te cepille los dientes a ti. Se sentirá protagonista y seguro que le divierte.
  • Convierte su cepillo de dientes en un personaje fantástico. Por ejemplo, puedes ponerlo voz, invéntate una aventura o imporvisa un teatro. Seguro que despiertas sus risa y su interés.
  • Para que no se aburran y estén todo el tiempo necesario para un correcto cepillado (3 minutos aprox)  puedes recurrir a varias ideas: Ir cantando tú una canción y hasta que termines no pueden dejar de cepillarse, contarles una historia corta con el mismo propósito o incluso una cuenta atrás. Hay algunos cepillos que tienen sonido y disponen de una melodía que suena para indicar el tiempo óptimo del cepillado.

 

Esperamos que este post te haya parecido interesante y que lo comparta con tus conocidos. Desde la Clínica Dental López Quevedo de Las Palmas de Gran Canaria, queremos seguir estando al lado de nuestros pacientes y contribuir en lo que podamos en mejor la salud bucodental de nuestros ciudadanos. Permanece atento a nuestro blog y redes sociales, donde seguiremos compartiendo contenidos interesantes para todos.

 

 

 

 

0