Your address will show here +12 34 56 78
enfermedad dental, Salud bucodental infantil

Las caries en los dientes de leche hay que tratarlas, aunque hayan aparecido en piezas que se van a caer y van a ser reemplazadas. Te explicamos el porqué.


Importancia de los dientes de leche

Hay mucha gente que piensa que no es importante el cuidado de los dientes de los más pequeños, porque se les van a caer. En realidad, es todo lo contrario. Mantener en buena salud las piezas dentales temporales es imprescindible para que las piezas definitivas erupcionen de forma correcta.

Los primeros dientes empiezan a asomar alrededor de los 6 meses de edad. Entre los 6 y los 12  años se produce el reemplazo de los dientes de leche por las piezas definitivas. Durante toda esta etapa es imprescindible cuidar la dentadura del niño de forma correcta.

Hay que recordar que tener los dientes bien permite a los niños masticar y deglutir correctamente. También hablar con una buena dicción y sonreír sin complejos. Pero además, los dientes de leche cumplen otra función: reservan el espacio para los dientes permanentes.

 

Problemas con los dientes de leche

Si un diente se cae prematuramente, otros dientes ya erupcionados pueden ocupar parte del espacio que ha dejado libre. Entonces, el diente que debía ocupar ese lugar no encuentra el espacio para salir. En estos casos se da el apilamiento o los dientes torcidos. Para prevenir este problema, el odontólogo puede colocar un mantenedor de espacio. Por eso es importante que el niño pase las revisiones periódicas correspondientes en su odontopediatra.

Además, la caries en los dientes de leche puede llegar a afectar a la raíz de la pieza dental, generado una bolsa de pus. Esta infección, puede dañar la pieza nueva, que erupcionará de forma incorrecta o deteriorada para siempre.

La caries en los dientes de leche es habitual y recurrente. Los motivos de aparición son múltiples y variados. Puede ser simplemente que exista una propensión a padecer este trastorno. También influyen la acumulación de azúcares (hidratos de carbono) en los huecos interdentales. Por tanto, lo más aconsejable es que se reduzca el consumo de dulces. Pero sobretodo, es básico educar al niño desde su edad más temprana para mantener una buena higiene dental. A continuación ampliamos estos consejos para evitar la caries en los dientes de leche.


Caries en los dientes de leche: prevención

La caries en los dientes de leche puede atacar la boca de los niños desde la erupción de sus primeras piezas dentales. Para evitarlo es necesario seguir los siguientes consejos:


Limpieza buco-dental diaria

Si te preguntas cómo debe ser la higiene dental de los más pequeños de la casa, aquí te vamos a dar algunas directrices. En primer lugar, hay que tener en cuenta que el tipo de limpieza dependerá de la edad del niño.

Cuando ya han erupcionado los primeros dientes, pero la criatura no ha cumplido el año todavía, basta con una pequeña limpieza. Ésta se puede realizar con un cepillo muy pequeño o incluso con una gasita. La cantidad de pasta dentrífica a utilizar será sólo un poquito, del tamaño de un granito de arroz. Los expertos recomiendan que la pasta contenga flúor.

Posteriormente, se puede aumentar paulatinamente la cantidad de pasta, pero en muy poca cantidad. En cuanto el niño pueda cepillarse solo, debe aprender a hacerlo. Hay que proporcionarle un cepillo adecuado a su edad y enseñarle a cepillarse con mucha suavidad.


Dieta nutricional adecuada

La mejor dieta, tanto para los más jóvenes como para los adultos, es la que no abusa de los dulces. Además, en el caso de los niños, hay que vigilar más porque se sienten muy atraídos por el consumo de chucherías, caramelos o refrescos. El consumo abusivo de productos elaborados con harinas, como la pizza, el pan o la pasta, también favorece la aparición de la caries. Todos estos productos producen azúcar tras su metabolización. Esto acaba generando ácidos que deterioran el esmalte dental.

Por el contrario, hay toda una serie de comidas que son saludables y ayudan a prevenir la caries en los dientes de leche y en los permanentes. Es el caso de las frutas y hortalizas, crudas y ricas en fibra, como las zanahorias o las manzanas. Este tipo de comida necesita una trituración que lleva a masticar de forma dinámica. Esto hace que se segregue más saliva, favoreciendo la autolimpieza y frenando la creación de placa bacteriana. Además, la fibra se lleva consigo los restos de comida que hubiera podido quedar en los espacios interdentales.


¿A partir de qué edad hay que llevar al niño al dentista?

La Sociedad Española de Odontopediatría (SEOP) recomienda llevar a los niños al dentista desde la primera dentición. Esas visitas deben ser periódicas y mantenerse en el tiempo de forma permanente para una correcta salud bucodental.

En Clínica López Quevedo, tus dentistas en Las Palmas, cuidamos de la salud buco-dental de toda la familia, incluídos los más pequeños. No dudes en pedir cita para tus hijos aunque sus dientes todavía sean temporales. A la larga lo agradecerás, ya que evitarás males mayores a corto y largo plazo. ¡Te esperamos!

0