Your address will show here +12 34 56 78
Sin categoría

El hilo dental es un elemento imprescindible para completar una adecuada higiene dental diaria. Vamos a explicaros el porqué.

La placa bacteriana y los trozos de comida tienden a acumularse bajo las encías cuando comemos. Con el cepillo de dientes, se consigue extraer una parte de ellos, pero hay lugares donde es imposible acceder.

Gracias al uso de hilo dental, sin embargo, se puede llegar a muchos más recovecos. Con su uso se pueden sacar casi muchos más de esos restos nocivos.

Los restos de comida que no podemos eliminar, se pudren en la boca, provocando mal aliento. Además, las bacterias de la placa se nutren de esos deshechos de comida y azúcar que quedan en nuestra cavidad bucal.  Al alimentarse, liberan un ácido que carcome el esmalte dental y puede provocar caries.

Por otro lado, la placa que no se elimina, se endurece, y acaba formando sarro o cálculo dental. El sarro se acumula sobre la línea de las encías y puede, con el tiempo, provocar gingivitis o periodontitis.


En qué momento usar el hilo dental

El hilo dental debería usarse por lo menos una vez por día según indica la Asociación Dental Americana (ADA). Lo ideal sería utilizarlo después de cada comida importante, en especial si existen fibras que sentimos que se quedan entre los dientes dentales.

Pero si no disponemos del tiempo suficiente para pasar la seda con cada cepillado, lo ideal sería hacerlo siempre por la noche. Después de la cena y justo antes del cepillado, sería el mejor momento. Es un horario muy bueno para ponernos rutinas, ya que casi siempre estaremos en casa. Además, es la limpieza más importante del día, ya que pasaremos muchas horas en reposo, sin masticar nada más. Y es entonces cuando las bacterias actúan de forma más nociva para nuestra saludo bucodental.

 

Consejos de uso

A continuación vamos a explicar los pasos para utilizar el hilo dental de forma correcta:

  1. Arranca una tira de hilo dental de unos 50 centímetros de largo.
  2. Enrosca cada punta en el dedo corazón de cada una de tus manos, dejando unos 5 cms de seda dental entre ambas manos. Enrosca el máximo de largada en una mano, para ir desenroscando hilo dental limpio para usar cada vez.
  3. Los dedos índice y pulgar de cada mano deben quedar libres para maniobrar la seda dental.
  4. Tensa la seda y realiza movimientos en zig-zag, hacia los dos lados del diente y hacia la encía. Esto se hace así para que el hilo dental entre poco a poco. Si se hace de una sola vez, se puede dañar la encía.
  5. Cuando estés a la altura de la encía, rodea la base del diente con la seda dental, y muévela suavemente.
  6. Después, hazte enjuagues en la boca para eliminar los deshechos de comida y placa que hayas conseguido remover. Esto puedes hacerlo con agua o con colutorio.

No olvides que una encía sana no debe sangrar. Si cuado utilizas hilo dental la encía te sangra, puede ser señal de enfermedad periodontal. visita a tu dentista para que te revise. Si resides en Las Palmas, en Clínica López Quevedo estaremos encantados de ayudarte. Puede solicitar tu cita online aquí, o bien por teléfono al 928 36 75 75. Te esperamos

 

 

 

 

0