Your address will show here +12 34 56 78
higiene dental, salud bucodental, Trastornos bucales

Si tienes algún diente cariado es posible que hayas detectado que empiezas a padecer halitosis. Esto es algo totalmente normal, pero seguramente te preguntas porqué sucede y, sobretodo, cómo solucionarlo. Desde Clínica López Quevedo vamos a responder a diferentes preguntas sobre la relación entre la caries y el mal aliento.

 

¿Cuál es la relación entre las caries y el mal aliento?

En muchas ocasiones, las caries producen agujeros en las piezas dentales. En esos huecos se introduce comida y bacterias. Las bacterias, como seres vivos que son, se alimentan y expulsan los desechos. Esas excreciones tienen olores muy potentes y desagradables, que son los que producen la halitosis.  

La caries y el mal aliento están relacionados, porque la primera produce tejidos en descomposición que dan ese mal olor. También produce agujeros en los dientes que permiten la introducción de comida. Esa comida acaba fermentando en el interior del diente. Esto también puede suceder cuando un diente se rompe.

 

¿La halitosis puede ser signo de infección?

Si sufres caries y el mal aliento que genera, tienes que estar atento a los síntomas de infección. El mal sabor de boca también podría ser una señal de que hay algo infectado, que puede ser la parte interna del diente o también la encía. Incluso aunque la pieza dental parezca sana a simple vista, podría estar infectada.

Aunque la pieza dental, en su exterior, no aparente estar afectada, sí podría haber un espacio entre los dientes donde queden restos de alimentos. Esto también produciría mal olor. Y podría pasar que se creara una caries interior, que es más difícil de detectar. Es urgente entonces que te visite el dentista.

 

¿Cómo evito la caries y el mal aliento?

Lo mejor para evitar la caries y el mal aliento es prevenir su aparición. Para ello hay que poner atención a nuestra alimentación e higiene dental.

Para empezar, es recomendable reducir la cantidad de hidratos de carbono en nuestra dieta. Lo que entendemos por productos altos en azúcar.

Respecto a la limpieza bucal, hay que introducir un hábito de cepillado dental de tres veces diarias, con pasta de dientes fluorada.

De las tres limpiezas diarias, la más importante es la de la noche. Durante el descanso, la deshidratación e inmovilidad ayudan al crecimiento de las bacterias. Siempre que puedas utiliza también la seda dental o cepillos interdentales, pero en especial tras la cena. Y un enjuague con colutorio completará tu higiene dental para evitar al máximo la aparición de la caries y el mal aliento.

¿Cómo trato la caries y el mal aliento?

Si te detectas halitosis y crees que puede ser debido a una caries, pide hora lo antes posible. Tu dentista te realizará una exploración, placas, en caso necesario, y emitirá un diagnóstico. Tras ello, te limpiará la caries y colocará empastes o reconstruirá, según necesites.

Si la caries es superficial y está sólo en el esmalte del diente, el tratamiento es muy simple. Si, por el contrario, las bacterias han penetrado en la pieza dental o los tejidos, hay riesgo de infección. Es por eso que cuanto antes acudas a tu dentista, más sencilla y económica será su intervención.

Tras la eliminación de la caries o infección, puede ser necesario reparar el diente dañado. Para ello existen tres posibilidades, según el estado de la pieza dental:

1.Empaste u obturación. Si la caries es pequeña
2.Funda o corona. Si la caries es grande
3.Extracción de la pieza dental. Esto será necesario si los daños son excesivos.

 

Por último, recuerda siempre que deber realizarte revisiones periódicas en tu centro odontológico. Aunque no presentes síntomas, es recomendable una limpieza y revisión anual, como mínimo. Si resides en Las Palmas, puedes pedir hora con Clínica López Quevedo. Estaremos encantados de revisarte y aconsejarte de la forma más adecuada.

 

0

higiene dental, salud bucodental, Trastornos bucales

El sarro es una calcificación de la placa dental, que se va endureciendo y volviendo más oscuro. Si se acumula y hay un exceso, se convierte en una importante molestia. En esta entrada te vamos a explicar cómo eliminar el sarro dental.

Problemas por no eliminar el sarro dental

Si no vamos eliminando el sarro de nuestra boca de forma regular, se acumulará en exceso y se hará más duro. Su color pasa del blanco al amarillo y después al marrón. Se convierte también, por tanto, en un problema estético.

Pero además de resultar incómodo y antiestético, es importante eliminar el sarro dental porque puede ser fuente de otros problemas dentales. Entre estas afecciones estaría la inflamación y sangrado de encías, la peridontitis y la gingivitis.

También puede causar mal aliento y ser una fuente para la generación de caries, ya que debilita el esmalte dental.

 

¿Por qué se forman excesos de sarro?

El exceso de sarro suele estar vinculado a una higiene dental deficiente. Esto puede ser porque el cepillado no sea lo bastante frecuente o porque no se realice correctamente o el tiempo suficiente. También el hecho de no llegar a limpiar correctamente las zonas más inaccesibles genera acumulación de sarro. Esto hace que el sarro pueda llegar a acumularse incluso debajo de las encías.

Además de la falta de higiene, existen otros motivos que pueden generar excesos de sarro. Algunos de ellos serían:

Ph de la saliva. El PH de la saliva de cada persona influye en la formación del sarro. El ph inferior a 5 (ácido) genera unas condiciones positivas para que se adhiera la película bacteriana. Esto permite la formación de la placa.

Hábitos alimentarios. Existen alimentos que alteran el ph de la saliva, propiciando así la formación de sarro. Si quieres eliminar el sarro dental, evita las bebidas gaseosas y las alcohólicas, así como los alimentos altos en azúcares.

Consumo de tabaco. El tabaquismo es un hábito que influye negativamente en la salud bucodental en general. Más concretamente perjudica también a la dentadura propiciando la formación del sarro.

 

Ideas para eliminar el sarro dental

A nivel preventivo, lo ideal es esforzarse al máximo en el cepillado dental. Esto supone limpiar los dientes tras cada ingesta alimenticia. También usar hilo dental o cepillos interdentales para eliminar los posibles restos de comida que pudieran quedar entre los dientes. Es aconsejable también el uso de colutorio y pastas dentríficas fluoradas. Si además evitas picar entre horas, no tendrás que cepillarte tan a menudo.

Existen también algunos hábitos que ayudan a eliminar el sarro dental de manera más natural:

  1. Evita el tabaco. Aumenta el riesgo de enfermedad de las encías

  2. Evita el alcohol. Resulta muy irritante para la mucosa bucal

  3. Consume fruta. Las manzanas, comidas a bocados y sin pelar son grandes aliadas de la limpieza dental. Las fresas y el melón también ayudan. Hortalizas como el tomate o hierbas como el perejil y semillas como el sésamo también vienen bien para eliminar el sarro dental.

 

Limpieza profesional anual para eliminar el sarro dental

Una vez por año, es recomendable realizarse una limpieza en una clínica especializada. Esta limpieza no produce dolor y proporciona una higiene extra. Es la mejor manera de eliminar el sarro que no hayas podido remover con todos estos consejos.

Si el sarro está también bajo la encía, la limpieza estándar no será suficiente, y deberá completarse con un raspado y alisado radicular. Esta operación la realiza el periodoncista y para ello puede aplicar anestesia local.

Si resides en Las Palmas y necesitas tener el sarro bajo control, no dudes en visitarnos en Clínica López Quevedo. Nuestros dentistas en Las Palmas te asesorarán sobre qué recomendaciones son indicadas para tu caso concreto.

 

 

 

 

 

 

 

0

enfermedad dental, higiene dental, salud bucodental

En nuestro cuerpo habitan millones de microorganismos, entre ellos diferentes especies bacterianas. De ellas, algunas nos resultan beneficiosas y otras dañinas a la salud. También en la cavidad oral habitan bacterias. Podemos tener más de 600 tipos diferentes de bacterias en la boca.

 

Muchas de las bacterias en la boca, fallecen gracias a las enzimas de la saliva. Otras pasan al estómago cuando tragamos y allí mueren por la actuación de otras enzimas.  Sin embargo, otras muchas sobreviven. La humedad y calidez de la cavidad oral, generan un ambiente hogareño ideal para las bacterias. Además, los restos de comida les proporcionan alimento, por lo que tienen todo para estar a gusto y reproducirse.
 

La comunidad de bacterias en la boca de cada persona no algo inamovible, ya que se va alterando según la actividad. Lo que comemos, los bostezos o los besos que damos, modifican la flora bacteriana oral. Pero lo que realmente nos interesa es conocer las patologías que pueden provocar las bacterias dañinas y cómo evitarlas.

 

Patologías orales provocadas por bacterias en la boca

De las especies de bacterias que tengamos en la cavidad bucal, dependerá en gran parte nuestra salud oral. Algunas de las bacterias que generan daños en la boca pueden provocar diferentes patologías que detallaremos a continuación.

  • Halitosis. Existen diferentes bacterias en la boca que provocan el mal aliento. Las gramnegativas, por ejemplo, trabajan en la descomposición de alimentos, sangre y células. Esto produce unos compuestos del azufre que provocan mal olor.
  • Caries. Hay bacterias en la boca que generan la transformación de azúcares y almidones en ácidos. Estos ácidos atacan al esmalte dental, lo que se conoce como desmineralización. Este proceso es lo que produce los agujeros conocidos como caries dentales.
  • Periodontitis. La placa bacteriana es una película formada por bacterias en la boca, que se extiende sobre la superficie del diente y la encía. Esta placa puede provocar la periodontitis, una inflamación de las encías con pérdida de hueso alrededor de las piezas dentales.

 

Patologías en otros lugares del cuerpo provocadas por bacterias en la boca

Además de provocar problemas en la cavidad bucal, las bacterias en la boca pueden generar afecciones en otras partes del cuerpo. A continuación, os damos algunos ejemplos.

  • Endocarditis infecciosa. Se trata de una patología que genera inflamación de las válvulas cardíacas. Puede producirse por el descenso al corazón de una de las bacterias en la boca a través del torrente sanguíneo. Si esto se produce, existe el riesgo de que el riego sanguíneo al corazón o al cerebro quede bloqueado. Este trastorno es más frecuente en las personas operadas de miocardio.
  • Infecciones respiratorias. Estudios de la Universidad de Yale, en EEUU, relacionan la presencia de ciertas bacterias en la boca con algunas infecciones respiratorias.
  • Cáncer. Un estudio de la Universidad de Nueva York, en Estados Unidos, relacionó la existencia de determinadas bacterias en la boca con un mayor riesgo de cáncer de páncreático. También desde la Universidad de Case Western Reserve, EEUU, se señaló la relación entre el cáncer de cólon y algunas bacterias en la boca.

 

En conclusión, podemos señalar la importancia de una exhaustiva higiene dental diaria, para no sufrir a causa de las bacterias en la boca que nos son dañinas. También es recomendable someterse periódicamente a revisiones dentales.

Recuerda que, si vives en Canarias, nuestros dentistas en Las Palmas están a tu disposición para cualquier cosa que necesites. No dudes en contactar con Clínica López Quevedo y te ayudaremos a mantener sana tu sonrisa.


Imagen: 

0

Clínica López Quevedo, higiene dental, salud bucodental

Es una costumbre habitual en muchos hogares usar algún tipo de colutorio tras cada cepillado. Se trata de un hábito que, sin duda, aporta un extra de frescor en la boca. Pero puede que te preguntes si se trata de un gesto imprescindible para tu higiene dental. Si resulta necesario para que la limpieza sea completa o para prevenir ciertos problemas. En definitiva, si lo que quieres es conocer los beneficios del enjuague bucal, aquí te ofrecemos 8 de ellos.

Ocho beneficios del enjuague bucal

  1. Combate el mal aliento. La mejor manera de combatir el mal aliento es atacando la causa. En muchas ocasiones, el origen de la halitosis son los restos de comida que pueden quedar en la boca y las bacterias que se originan en ellos. En estos casos, es importante intensificar el cepillado y utilizar seda dental. El enjuague bucal final puede ayudar a eliminar restos y aportará frescor al aliento.
  2. Reduce la sensibilidad dental. Muchas personas sufren de este molesto problema. El origen puede ser unas piezas dañadas o no cepillarse correctamente. Los síntomas se agravan cuando se ingiere comida o bebida fría. Los colutorios ricos en fluoruro de sodio o en nitrato potásico están diseñados para fortalecer la dentadura. Si los dientes están más fuertes, la sensibilidad dental disminuirá.
  3. Ayuda a curar las aftas. Para esto existen colutorios específicos de venta en farmacias. Funcionan reduciendo las bacterias que provocan las llagas. Aunque el sabor no es tan agradable, por ser un producto medicinal, merece la pena su uso temporal.
  4. Previene la caries. Se trata de uno de los principales beneficios del enjuague bucal. El colutorio refuerza el esmalte dental y mantiene las bacterias bajo control. Estas dos acciones ayudan a evitar que aparezcan caries en los dientes.
  5. Evita la gingivitis durante el uso de ortodoncia. Mientras se usa un aparato de ortodoncia, el cepillado resulta insuficiente para una higiene completa. Existen colutorios específicos para personas en tratamiento de ortodoncia.
  6. Fortalece las encías. Tener unas encías fuertes es importante siempre. Pero en determinados supuestos, como cuando se usan prótesis dentales, la importancia aumenta. Si las encías están débiles, las prótesis provocarán heridas. El fortalecimiento de las encías es uno de los beneficios del enjuague bucal. Para los trastornos de las encías, como la gingivitis, se aconsejan colutorios suaves, que no contengan alcohol. Los hay con aceites esenciales, con povidona yodada o con sales metálicas. Para la casos como la periodontitis se aconseja la clorhexidina, por su acción antiséptica.
  7. Reduce las infecciones bacterianas por sequedad bucal o xerostomía. La saliva cumple una función antibacteriana. Cuando existe sequedad bucal se está más expuesto entonces a infecciones. La eliminación de bacterias es uno de los principales beneficios del enjuague bucal. Para estos supuestos se aconsejan aquellos que contienen triclosan, vitamina E, flúor y sales minerales.
  8. Actúa como antifúngico. En caso de infección por hongos, también pueden encontrarse en farmacias productos específicos muy efectivos y curativos.

 

En resumen, los beneficios del enjuague bucal son numerosos. Básicamente elimina restos de comida, preveyendo así el mal aliento y la caries. Pero, como hemos visto, dependiendo de su composición va a cumplir funciones más específicas si es necesario. Para saber cuál te conviene más, lo mejor es consultar a tu odontólogo. Si vives en Las Palmas, estaremos encantados de ayudarte con ésta y cualquier otra consulta que necesites realizar.

0