Your address will show here +12 34 56 78
Salud bucodental infantil

Los dientes de leche, ese gran tema del que muchas madres y padres nos preguntan en nuestra consulta. En este post hemos querido apuntar todos los tips interesantes sobre los dientes de leche de los niños y así poder aclarar las máximas dudas.

 

Los  “dientes de leche” son los primeros dientes de tu bebé, pero éstos no le durarán para siempre. La mayoría de los niños empieza a perder su primer diente de leche a los 5 años, aunque puede haber casos que suceda más precozmente. El motivo de la caída de estos dientes cuando los niños llegan a los 5 ó 6 años de edad, los dientes permanentes empiezan a reclamar su espacio y desplazan a los primeros.

 

¿Qué dientes de leche se caen primero y cuáles después?

A pesar de que no existe un orden estricto, lo más común es que se caigan primero las piezas que están ubicadas en el centro de la encía (incisivos centrales inferiores y superiores), seguido de las que se encuentran a los lados (incisivos laterales).

Por otra parte, los molares son las últimas piezas en caerse, que permanecen en la encía de los niños hasta los 11 ó 12 años de edad. El hecho de que empiecen a caerse a los 5 años o después, dependerá de la edad en la que empiezan a salir. Mientras más temprano salgan, más rápido se caerán.

dientes de leche-clinicalopezquevedo.es/blog

 

La visita al dentista

Desde la aparición de los primeros dientes de leche, los padres deben tomar en serio las visitas al dentista y cuidar los dientes de su bebé. Sobre todo si ven que los dientes, aunque sean de leche, están tomando una forma que no está alineada o que unos se montan encima de otros. ¡En seguida habrá que corregir la posición! Cuanto antes empecemos a tratarlo, antes se solucionará este problema estético que puede desencadenar en complicaciones mayores.

 

¿Qué hacer cuando empieza a moverse un diente?

Lo mejor es hablar con tu hijo y recomendarle que no se lo toque con mucha frecuencia, porque puede apresurar el curso natural de la caída. También podría provocar dolor, cuando este proceso no debería ser doloroso. Pero todos sabemos que es difícil evitar que tu hijo se dé con la lengua o lo esté tocando por curiosidad, pero hay que observar y dejar que lo mueva cuando realmente esté flojo y no duela. En muchas ocasiones, si el Ratoncito Pérez llega antes de tiempo puede ser perjudicial para su dentadura. Convence a tu hijo de que cuanto más espere, el regalo que le traerá este mágico personaje será mayor.

 

En la Clínica López Quevedo, nuestro equipo de odontopediatría te podrá ayudar y explicarle a los más pequeños este proceso natural de nuestra dentadura. Visítanos en la calle Francisco Gourié, 40, Las Palmas de Gran Canaria, Las Palmas. O llámanos a los teléfonos 928 36 75 75 / 601 20 81 71 y con gusto te atenderemos.

0

Salud bucodental infantil

Aprender a cuidar los dientes de tu bebé se debe considerar incluso antes de que los primeros aparezcan, esto quiere decir que las madres tienen que tomar en cuenta una adecuada alimentación e ingesta de medicinas para no dañar los dientes de sus pequeños.

La mayoría de los niños tienen sus primeros dientes visibles entre los 6 y 12 meses. Se trata de los incisivos centrales inferiores. Entonces no será necesaria una estricta limpieza como en el caso de los adultos, es decir, el cepillado, el uso del hilo dental y de enjuagues bucales no son necesarios, al menos que el niño tenga alguna enfermedad bucal.

 

Recomendaciones para cuidar los dientes de tu bebé

Aun cuando los primeros dientes del niño son temporales o de leche, estos no son libres de contraer caries o infecciones. Así que es recomendable estar informado acerca de las etapas de desarrollo de tu bebé para ir implementando el cuidado necesario.

La primera recomendación es visitar al dentista para consultar acerca del uso del flúor o crema dental para bebés. Aunque te podemos adelantar que hay que evitar el uso del flúor, porque los niños tienden a tragarse la crema dental o el enjuague bucal, ocasionando un aumento de la cantidad de flúor que puede tener el cuerpo.

Si los dientes de tu bebé no han aparecido, puedes empezar por limpiar las encías con una gasa húmeda, al menos dos veces al día.

Cuando empiecen a aparecer los primeros incisivos, la manera de cuidar los dientes de tu bebé será con un cepillo de cerdas blandas y cepillarlos suavemente y con agua.

Es recomendable no dejar que tu bebé se quede dormido mientras lo amamantas o con el biberón en la boca, porque esto aumenta el riesgo del desarrollo de bacterias. Por último, no compartas los cubiertos, tazas, vasos y demás utensilios contigo o con otras personas, esto también ayudará a disminuir el contagio de enfermedades bucales.

 

Ser madre no es fácil y seguro que no lo sabes todo acerca de tu bebé. Los especialistas serán quienes te ayudarán con los consejos más prácticos para cuidar los dientes de tu bebé.

En la Clínica López Quevedo, nuestro equipo de odontopediatría te podrá ayudar. Visítanos en la calle Francisco Gourié, 40, Las Palmas de Gran Canaria, Las Palmas. O llámanos a los teléfonos 928 36 75 75 / 601 20 81 71 y con gusto te atenderemos.

0

Clínica López Quevedo
Sabiendo que la erupción del primer diente no tiene una fecha concreta, si podemos hablar de épocas aproximadas de la aparición de los dientes temporales:

thumbnail_dientes-clinica-1200

Durante todo este proceso se producen leves malestares y cierta incomodidad en el niño, es natural que sus encías se hinchen, luego se rompan y se inflamen, e incluso fiebre o un pequeño aumento en su temperatura corporal. Aparte del dolor y de las molestias, los bebés también presentan dificultades para conciliar el sueño y suelen tener menos apetito a la hora de comer. Te mostramos algunos consejos para aliviar el dolor: – Frota las encías con la yema de un dedo limpio para poder calmarle. – Compra mordedores específicos para la dentición – Ofrecerle algo frío: algo líquido (que no esté endulzado), un pañuelo frío o incluso el chupete, puedes introducirlo en la nevera. ¿Cómo debo cuidarlos? La higiene bucodental debe iniciar desde los primeros meses de vida. Podemos comenzar con una gasa humedecida con suero salino, la pasaremos por las encías y los primeros dientes. El cepillo dental aparecerá a partir de los dos o tres años de edad, siendo éstos específicos para niños, el objetivo será adquirir el hábito de su uso, más que la limpieza en sí. Entre los 30-36 meses de edad habrán erupcionado todos los dientes temporales. Ya que aún el niño es muy pequeño para controlar su higiene y eliminar los microbios de la placa bacteriana o el sarro de sus dientes, sus padres juegan un papel muy importante, supervisando y ayudando hasta que tenga la suficiente edad para controlar el cepillo dental, haciendo suaves movimientos de la raíz a la punta y en forma circular para no dañar las encías. La aparición de las caries es común en los dientes de leche, es importante no abusar de los productos endulzados ya que corremos el riesgo a volverlo propenso a desarrollar este tipo de patología. Cuando ésto se descuida, puede aparecer dolor, inflamación del nervio y hasta la pérdida de la pieza dental. Así como problemas de posición y espacio para los futuros dientes definitivos. Es muy importante que los padres no desatiendan éste problema pensando que, por no ser el diente permanente, no vale la pena acudir al odontólogo. Debemos acudir desde las primeras erupciones, para ir controlando el estado del niño y poder resolver cualquier duda que se tenga. Si no se combate la caries ni se adquieren hábitos de higiene, es probable que ésta patología se repita en edad adolescente o en edad adulta.  ¿Y los dientes permanentes? Los niños experimentarán dos periodos de cambio más. Estos son: Entre los 6 y 8 años de edad: aparición del primer molar permanente, justo detrás de las muelas de leche. Éste no sustituye a ninguno por lo que podrá pasar desapercibida para los padres. Entre los 10 y 12 años de edad: aparición del segundo molar permanente. Es importante que el odontólogo supervise todo el proceso de cambio ya que los dientes de leche son una guía adecuada para los dientes permanentes. Las visitas deben ser cada 6 meses, pudiendo corregir hábitos de higiene y cualquier problema que pueda surgir.
0

Clínica López Quevedo
Hoy dedicamos nuestra atención a los más pequeños de la casa, hablaremos de los dientes de leche y de cómo cuidarlos, manteniendo una higiene adecuada desde pequeñitos.   Son aquellos que aparecen antes de nuestros dientes definitivos. Desde los 3 meses hasta los 12 años, éstos conviven juntos de manera que es muy importante mantener una higiene dental adecuada desde el primer momento. La limpieza debe realizarse desde la aparición de los primeros dientes. Es recomendable acostumbrar a los niños a adquirir ésta rutina. Una vez al día será suficiente, empezando con un poco de clorhexidina con una gasa doblada. Cuando ya sea mayor pasaremos al cepillo infantil (a partir de 1-5 años) y los padres se cepillarán los dientes con el niño, de manera que éste lo perciba como una rutina normal. Otros consejos de utilidad para prevenir caries en edad infantil son: – Evitar que los niños duerman mientras toman biberón. El contacto con el azúcar de éstos líquidos puede dar lugar a la famosa “caries del biberón”. – Por ésta misma razón, no mojar el chupete en miel o cualquier otro producto dulce.   Las caries en dentición de leche tienen como principales efectos negativos: -Dolor agudo. -Tratamientos más molestos que pueden desencadenar rechazo y miedo al dentista. -Pérdida de espacio para los dientes definitivos (necesidad de corrección posterior con tratamientos de ortodoncia)   Para evitar que ésto suceda, es aconsejable que los niños visiten por primera vez al dentista durante los primeros años de vida y a partir de los 7 años, al ortodoncista.   Acudir periódicamente a revisión, al menos una vez al año, es otra medida para prevenir y controlar problemas bucodentales.   Feliz Viernes a todos!
0