Your address will show here +12 34 56 78
Clínica López Quevedo
Sabiendo que la erupción del primer diente no tiene una fecha concreta, si podemos hablar de épocas aproximadas de la aparición de los dientes temporales:

thumbnail_dientes-clinica-1200

Durante todo este proceso se producen leves malestares y cierta incomodidad en el niño, es natural que sus encías se hinchen, luego se rompan y se inflamen, e incluso fiebre o un pequeño aumento en su temperatura corporal. Aparte del dolor y de las molestias, los bebés también presentan dificultades para conciliar el sueño y suelen tener menos apetito a la hora de comer. Te mostramos algunos consejos para aliviar el dolor: – Frota las encías con la yema de un dedo limpio para poder calmarle. – Compra mordedores específicos para la dentición – Ofrecerle algo frío: algo líquido (que no esté endulzado), un pañuelo frío o incluso el chupete, puedes introducirlo en la nevera. ¿Cómo debo cuidarlos? La higiene bucodental debe iniciar desde los primeros meses de vida. Podemos comenzar con una gasa humedecida con suero salino, la pasaremos por las encías y los primeros dientes. El cepillo dental aparecerá a partir de los dos o tres años de edad, siendo éstos específicos para niños, el objetivo será adquirir el hábito de su uso, más que la limpieza en sí. Entre los 30-36 meses de edad habrán erupcionado todos los dientes temporales. Ya que aún el niño es muy pequeño para controlar su higiene y eliminar los microbios de la placa bacteriana o el sarro de sus dientes, sus padres juegan un papel muy importante, supervisando y ayudando hasta que tenga la suficiente edad para controlar el cepillo dental, haciendo suaves movimientos de la raíz a la punta y en forma circular para no dañar las encías. La aparición de las caries es común en los dientes de leche, es importante no abusar de los productos endulzados ya que corremos el riesgo a volverlo propenso a desarrollar este tipo de patología. Cuando ésto se descuida, puede aparecer dolor, inflamación del nervio y hasta la pérdida de la pieza dental. Así como problemas de posición y espacio para los futuros dientes definitivos. Es muy importante que los padres no desatiendan éste problema pensando que, por no ser el diente permanente, no vale la pena acudir al odontólogo. Debemos acudir desde las primeras erupciones, para ir controlando el estado del niño y poder resolver cualquier duda que se tenga. Si no se combate la caries ni se adquieren hábitos de higiene, es probable que ésta patología se repita en edad adolescente o en edad adulta.  ¿Y los dientes permanentes? Los niños experimentarán dos periodos de cambio más. Estos son: Entre los 6 y 8 años de edad: aparición del primer molar permanente, justo detrás de las muelas de leche. Éste no sustituye a ninguno por lo que podrá pasar desapercibida para los padres. Entre los 10 y 12 años de edad: aparición del segundo molar permanente. Es importante que el odontólogo supervise todo el proceso de cambio ya que los dientes de leche son una guía adecuada para los dientes permanentes. Las visitas deben ser cada 6 meses, pudiendo corregir hábitos de higiene y cualquier problema que pueda surgir.
0

Clínica López Quevedo
Hoy dedicamos nuestra atención a los más pequeños de la casa, hablaremos de los dientes de leche y de cómo cuidarlos, manteniendo una higiene adecuada desde pequeñitos.   Son aquellos que aparecen antes de nuestros dientes definitivos. Desde los 3 meses hasta los 12 años, éstos conviven juntos de manera que es muy importante mantener una higiene dental adecuada desde el primer momento. La limpieza debe realizarse desde la aparición de los primeros dientes. Es recomendable acostumbrar a los niños a adquirir ésta rutina. Una vez al día será suficiente, empezando con un poco de clorhexidina con una gasa doblada. Cuando ya sea mayor pasaremos al cepillo infantil (a partir de 1-5 años) y los padres se cepillarán los dientes con el niño, de manera que éste lo perciba como una rutina normal. Otros consejos de utilidad para prevenir caries en edad infantil son: – Evitar que los niños duerman mientras toman biberón. El contacto con el azúcar de éstos líquidos puede dar lugar a la famosa “caries del biberón”. – Por ésta misma razón, no mojar el chupete en miel o cualquier otro producto dulce.   Las caries en dentición de leche tienen como principales efectos negativos: -Dolor agudo. -Tratamientos más molestos que pueden desencadenar rechazo y miedo al dentista. -Pérdida de espacio para los dientes definitivos (necesidad de corrección posterior con tratamientos de ortodoncia)   Para evitar que ésto suceda, es aconsejable que los niños visiten por primera vez al dentista durante los primeros años de vida y a partir de los 7 años, al ortodoncista.   Acudir periódicamente a revisión, al menos una vez al año, es otra medida para prevenir y controlar problemas bucodentales.   Feliz Viernes a todos!
0