higiene dental, salud bucodental, Trastornos bucales

Relación entre la caries y el mal aliento

Si tienes algún diente cariado es posible que hayas detectado que empiezas a padecer halitosis. Esto es algo totalmente normal, pero seguramente te preguntas porqué sucede y, sobretodo, cómo solucionarlo. Desde Clínica López Quevedo vamos a responder a diferentes preguntas sobre la relación entre la caries y el mal aliento.

 

¿Cuál es la relación entre las caries y el mal aliento?

En muchas ocasiones, las caries producen agujeros en las piezas dentales. En esos huecos se introduce comida y bacterias. Las bacterias, como seres vivos que son, se alimentan y expulsan los desechos. Esas excreciones tienen olores muy potentes y desagradables, que son los que producen la halitosis.  

La caries y el mal aliento están relacionados, porque la primera produce tejidos en descomposición que dan ese mal olor. También produce agujeros en los dientes que permiten la introducción de comida. Esa comida acaba fermentando en el interior del diente. Esto también puede suceder cuando un diente se rompe.

 

¿La halitosis puede ser signo de infección?

Si sufres caries y el mal aliento que genera, tienes que estar atento a los síntomas de infección. El mal sabor de boca también podría ser una señal de que hay algo infectado, que puede ser la parte interna del diente o también la encía. Incluso aunque la pieza dental parezca sana a simple vista, podría estar infectada.

Aunque la pieza dental, en su exterior, no aparente estar afectada, sí podría haber un espacio entre los dientes donde queden restos de alimentos. Esto también produciría mal olor. Y podría pasar que se creara una caries interior, que es más difícil de detectar. Es urgente entonces que te visite el dentista.

 

¿Cómo evito la caries y el mal aliento?

Lo mejor para evitar la caries y el mal aliento es prevenir su aparición. Para ello hay que poner atención a nuestra alimentación e higiene dental.

Para empezar, es recomendable reducir la cantidad de hidratos de carbono en nuestra dieta. Lo que entendemos por productos altos en azúcar.

Respecto a la limpieza bucal, hay que introducir un hábito de cepillado dental de tres veces diarias, con pasta de dientes fluorada.

De las tres limpiezas diarias, la más importante es la de la noche. Durante el descanso, la deshidratación e inmovilidad ayudan al crecimiento de las bacterias. Siempre que puedas utiliza también la seda dental o cepillos interdentales, pero en especial tras la cena. Y un enjuague con colutorio completará tu higiene dental para evitar al máximo la aparición de la caries y el mal aliento.

¿Cómo trato la caries y el mal aliento?

Si te detectas halitosis y crees que puede ser debido a una caries, pide hora lo antes posible. Tu dentista te realizará una exploración, placas, en caso necesario, y emitirá un diagnóstico. Tras ello, te limpiará la caries y colocará empastes o reconstruirá, según necesites.

Si la caries es superficial y está sólo en el esmalte del diente, el tratamiento es muy simple. Si, por el contrario, las bacterias han penetrado en la pieza dental o los tejidos, hay riesgo de infección. Es por eso que cuanto antes acudas a tu dentista, más sencilla y económica será su intervención.

Tras la eliminación de la caries o infección, puede ser necesario reparar el diente dañado. Para ello existen tres posibilidades, según el estado de la pieza dental:

1.Empaste u obturación. Si la caries es pequeña
2.Funda o corona. Si la caries es grande
3.Extracción de la pieza dental. Esto será necesario si los daños son excesivos.

 

Por último, recuerda siempre que deber realizarte revisiones periódicas en tu centro odontológico. Aunque no presentes síntomas, es recomendable una limpieza y revisión anual, como mínimo. Si resides en Las Palmas, puedes pedir hora con Clínica López Quevedo. Estaremos encantados de revisarte y aconsejarte de la forma más adecuada.