Salud bucodental infantil

¿Cuándo se caen los dientes de leche?

Los dientes de leche, ese gran tema del que muchas madres y padres nos preguntan en nuestra consulta. En este post hemos querido apuntar todos los tips interesantes sobre los dientes de leche de los niños y así poder aclarar las máximas dudas.

 

Los  “dientes de leche” son los primeros dientes de tu bebé, pero éstos no le durarán para siempre. La mayoría de los niños empieza a perder su primer diente de leche a los 5 años, aunque puede haber casos que suceda más precozmente. El motivo de la caída de estos dientes cuando los niños llegan a los 5 ó 6 años de edad, los dientes permanentes empiezan a reclamar su espacio y desplazan a los primeros.

 

¿Qué dientes de leche se caen primero y cuáles después?

A pesar de que no existe un orden estricto, lo más común es que se caigan primero las piezas que están ubicadas en el centro de la encía (incisivos centrales inferiores y superiores), seguido de las que se encuentran a los lados (incisivos laterales).

Por otra parte, los molares son las últimas piezas en caerse, que permanecen en la encía de los niños hasta los 11 ó 12 años de edad. El hecho de que empiecen a caerse a los 5 años o después, dependerá de la edad en la que empiezan a salir. Mientras más temprano salgan, más rápido se caerán.

dientes de leche-clinicalopezquevedo.es/blog

 

La visita al dentista

Desde la aparición de los primeros dientes de leche, los padres deben tomar en serio las visitas al dentista y cuidar los dientes de su bebé. Sobre todo si ven que los dientes, aunque sean de leche, están tomando una forma que no está alineada o que unos se montan encima de otros. ¡En seguida habrá que corregir la posición! Cuanto antes empecemos a tratarlo, antes se solucionará este problema estético que puede desencadenar en complicaciones mayores.

 

¿Qué hacer cuando empieza a moverse un diente?

Lo mejor es hablar con tu hijo y recomendarle que no se lo toque con mucha frecuencia, porque puede apresurar el curso natural de la caída. También podría provocar dolor, cuando este proceso no debería ser doloroso. Pero todos sabemos que es difícil evitar que tu hijo se dé con la lengua o lo esté tocando por curiosidad, pero hay que observar y dejar que lo mueva cuando realmente esté flojo y no duela. En muchas ocasiones, si el Ratoncito Pérez llega antes de tiempo puede ser perjudicial para su dentadura. Convence a tu hijo de que cuanto más espere, el regalo que le traerá este mágico personaje será mayor.

 

En la Clínica López Quevedo, nuestro equipo de odontopediatría te podrá ayudar y explicarle a los más pequeños este proceso natural de nuestra dentadura. Visítanos en la calle Francisco Gourié, 40, Las Palmas de Gran Canaria, Las Palmas. O llámanos a los teléfonos 928 36 75 75 / 601 20 81 71 y con gusto te atenderemos.