Your address will show here +12 34 56 78
blanqueamiento dental, Clínica López Quevedo, estética dental

Últimamente proliferan en internet los remedios caseros para prácticamente todo. Entre estos, como no, se encuentra el blanqueamiento dental casero. Obviamente, puede resultar muy atractiva la posibilidad de realizarte un tratamiento sin salir de casa y de forma muy económica. Pero, ¿se trata de métodos seguros para tu salud dental? En Clínica López Quevedo te lo explicamos.

Blanquear tus dientes no es un procedimiento sencillo, ni resulta totalmente seguro con cualquier método o producto. Cuando alguien te aconseja un blanqueamiento dental casero, es probable que no te esté hablando de los efectos secundarios que conlleva. A continuación, vamos a comentar las diferentes opciones caseras y sus inconvenientes.

 

Blanqueamiento dental casero: métodos y riesgos


En primer lugar, encontramos el blanqueamiento dental casero pseudo-profesional. Es decir, los que ofrecen peluquerías y esteticistas. Estos centros de estética usan diferentes substancias blanqueadoras que pueden ser las mismas que utilizaría un odontólogo. Sin embargo, al no ser profesionales de la salud, no pueden usar proporciones altas de esas substancias. En consecuencia, los efectos suelen ser mínimos o inexistentes.

Lo mismo sucede con las pastas blanqueadoras para uso doméstico. Es posible que no produzcan ningún daño, pero tampoco ningún beneficio.

En otras ocasiones, los productos que se utilizan son efectivos, pero porque tienen un efecto “abrasivo”. En ese caso, lo que hacen es retirar capa de esmalte, y al salir el de abajo, se ve el diente más blanco. Pero esto es muy desaconsejable, ya que el esmalte es protección para las piezas dentales, y jamás se recupera de nuevo. Además, al quedar la dentadura más desprotegida, puede emerger la sensibilidad dental.

Por otro lado, podemos encontrar también toda una serie de “remedios de la abuela” para realizar un blanqueamiento dental casero. Para ello, diferentes fuentes recomiendan todo tipo de productos que se encuentran habitualmente en las despensas o botiquines domésticos. Sería el caso del bicarbonato, el vinagre, el limón, etc. Sin embargo, por comunes que puedan ser estos productos, no dejan de resultar nocivos si su uso es inadecuado. Igual que sucede con los tratamientos de los que hemos hablado anteriormente, un abuso puede suponer la destrucción del esmalte. Además, los resultados serán realmente inapreciables en comparación con un tratamiento odontológico.

 

Blanqueamiento dental profesional vs blanqueamiento dental casero

 

Ante todo, si se quiere realizar un blanqueamiento, es necesario acudir a un odontólogo que realice un diagnóstico. Éste debe trabajar en un centro dental homologado. Los materiales deben ser de uso médico y su utilización autorizada en la Unión Europea. Con los riesgos que implica el blanqueamiento dental casero, lo más adecuado es acudir a un profesional.

Lo primero que hará tu dentista es valorar tu tipo de esmalte, si es más o menos permeable, de lo que dependerá la sensibilidad de los dientes. También tendrá que analizar si tu estilo de vida es compatible con un tratamiento de este tipo. Si eres fumador o consumes café o té en exceso, es posible que a largo plazo el blanqueamiento no sea efectivo. Por último, tu odontólogo valorará si existen problemas de encías, ya que de ser así podrías sufrir hipersensibilidad.  

En conclusión, si deseas blanquear tu sonrisa, lo mejor es realizarte un tratamiento en una clínica odontológica profesional. Además, deberás mantener o incorporar hábitos de vida y alimenticios que sean inocuos para el color de tus dientes. Si vives en Las Palmas, nuestros dentistas en Clínica López Quevedo estarán encantados de asesorarte. Con nuestros tratamientos profesionales, podrás lucir la sonrisa más blanca.

0