Your address will show here +12 34 56 78
Clínica López Quevedo, ortodoncia, Ortodoncia infantil

En el post anterior, os explicábamos los motivos para empezar con un tratamiento de ortodoncia durante la infancia. En esta ocasión, os vamos a informar sobre los tipos de ortodoncia infantil que existen en el mercado.

El tipo de ortodoncia infantil recomendada, va a depender, entre otras muchas cosas, de la edad del niño. En un principio, el dentista realizará un estudio con el fin de explorar si existe y en qué punto se encuentra alguna anomalía del crecimiento. Para ello se utilizan una serie de tests diagnósticos como fotografías intra y extra-orales, radiografías panorámicas o cefalometrías.

Una vez realizadas estas pruebas, el ortodoncista podrá aconsejar un determinado tratamiento. Con el uso de diferentes tipos de ortodoncia infantil –tanto fijos como removibles-, se podrán realizar tratamientos enfocados a realizar las correcciones necesarias.

 

Diferentes tipos de ortodoncia infantil. Aparatos:

Aparatos removibles (de poner y quitar). Ya desde los 7 años de edad se pueden utilizar este tipo de ortodoncia. Estos están hechos de material acrílico. Se fijan a las piezas molares mediante unos ganchitos. El niño debe llevarlos entre 4 y 6 horas diarias, como mínimo, y también por las noches. Cuanto más tiempo los use, más rápido se concluirá el tratamiento. Con su uso es posible corregir problemas como el estrechamiento posterior o la mordida cruzada posterior.

Aparatos fijos o brackets. Este tipo de aparato se aconseja más bien cuando ya ha finalizado la sustitución de todos los dientes de leche. Su usan para tener un control sobre el desplazamiento de los dientes y dirigirlos así al lugar donde produzcan una perfecta oclusión. El material más utilizado para fabricar estos aparatos es el metal, aunque también existen algunos realizados con materiales cerámicos. Estos últimos se utilizan por fines estéticos y su precio es algo más elevado.

Cuando el ortodoncista coloca brackets a niños con dentición mixta (dientes de leche y piezas definitivas), puede usar brackets en sectores determinados de la boca. Estos se usarán con el fin de corregir posibles problemas de erupción o de espacios entre los dientes. En un gran número de ocasiones, estos tratamientos se combinarán con procesos de ortodoncia de tipo interceptivo.

Con estos aparatos pueden corregirse problemas como:

  • Maxilar superior atrasado con respecto a la que sería su posición correcta.
  • Mandíbula de tamaño aumentado. En estos supuestos se trabaja para lograr el freno del crecimiento del hueso de la mandíbula.
  • Mandíbula de tamaño reducido. En estos supuestos se trabaja para incentivar el desarrollo del hueso de la mandíbula, porque ésta se ha quedado atrás en su correcto desarrollo, bien debido a causas genéticas o bien debido a algunos hábitos nocivos.
  • Mordida cruzada o paladares estrechos. En estos casos, se utilizarán aparatos de expansión, llamados disyuntores.
  • Caries o extracciones prematuras de los dientes de leche que provocan un bloqueo o una erupción no correcta del diente definitivo. En este caso se pueden utilizar unos aparatos denominados mantenedores de espacio. Estos se utilizan con una finalidad preventiva. De esta forma, además de la modificación del crecimiento del hueso, el ortodoncista actúa sobre la guía de erupción de los dientes.


Como hemos apuntado, estos son los tipos de ortodoncia infantil. Una vez que el niño haya cambiado todas sus piezas dentales por las definitivas, se estudiaría realizar un tratamiento de ortodoncia para adolescentes. Si vives en Las Palmas y necesitas asesoramiento, en Clínica López Quevedo estamos a tu disposición.

0